Vázquez niega problemas financieros para acabar el puerto coruñés

Mientras todas las autoridades nacionales, autonómicas y locales multiplican los llamamientos a esperar el resultado de informes sobre la situación financiera y el coste real de la construcción del puerto exterior de A Coruña, el embajador de España en el Vaticano y ex alcalde, Francisco Vázquez, minimizó ayer la polémica sobre la falta de dinero para acabar la mayor obra pública en curso.

La futura dársena de Punta Langosteira "no tiene vuelta atrás", destacó Vázquez al recordar que ya está construida entre el 30 y el 40% de la obra destinada a acoger los tráficos portuarios de productos petrolíferos y otras mercancías peligrosas o molestas que hoy se descargan en el viejo y céntrico puerto de A Coruña. Para Vázquez, no existen "problemas financieros" y, de existir un sobrecoste -que las autoridades portuarias cifran en más de 280 millones de euros-, y de haber problemas para reunir el dinero para finalizar el nuevo dique, bastará, según él, con "copiar el modelo de Gijón", dijo en referencia al reciente préstamo que el Ministerio de Fomento concedió para terminar el puerto exterior de la ciudad asturiana.

Francisco Vázquez, bajo cuyo mandato como alcalde arrancó el proyecto del nuevo dique de A Coruña, dijo que "todos quieren evidenciar problemas para luego ir teniendo su espacio para colgarse la medalla" y atribuirse el mérito de llevar a cabo una de las obras públicas más complicadas y caras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS