Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Ricky no puede jugar en el Joventut"

Villacampa acusa al base de traicionar al club y dice que su etapa allí "ha terminado"

Ricky Rubio no volverá a jugar con su equipo de toda la vida, el DKV Joventut. Así lo expresó al menos ayer el presidente del club badalonés, Jordi Villacampa. A pesar de que al base internacional de 18 años le quedan dos temporadas más de contrato, las tensas negociaciones que viene manteniendo para romperlo e irse a la NBA han derivado en una sucesión de desencuentros que han colmado la paciencia de Villacampa. "Ya no puede seguir jugando con el Joventut", afirmó el presidente del club verdinegro. Desde que el jugador expresó su deseo de emprender la aventura de la NBA, el malestar en la entidad badalonesa ha ido creciendo, especialmente cuando interpuso una demanda por considerar abusiva su cláusula de rescisión: 5,7 millones de euros.

El enredo se precipitó cuando Ricky no salió elegido entre los tres primeros del draft y tuvo que conformarse con el quinto puesto, seleccionado además por un equipo, Minnesota, que no colma sus aspiraciones. Las ofertas de varios clubes europeos añadieron confusión al embrollo y en las últimas semanas han sido el Real Madrid, el Barcelona y el Olympiacos los que más se han interesado por el jugador. Entremedias se han producido una serie de declaraciones que no han gustado a ninguna de las dos partes. Hasta el punto de que Villacampa endureció ayer su discurso: "La rueda de prensa de despedida del jugador, donde expresa su voluntad de ir a la NBA, la demanda al club y su deseo de jugar en un equipo ganador, de quien por fin conocemos nombre y apellidos a pesar de haber estado negociando hasta última hora con el resto de clubes, hacen que Ricky no pueda seguir jugando en el Joventut".

El club al que alude Villacampa es el Barça. El problema estriba en que el Real Madrid ha presentado al Joventut una oferta por el jugador de unos 3,5 millones, por los dos que ofrece el club azulgrana. Pero el base parece haber rechazado la opción del Madrid. "La etapa de Ricky en nuestro club ha terminado", zanjó Villacampa. Para el presidente, el jugador ha condicionado las negociaciones y ha creado "malestar". "Nada nos hubiera complacido más que escuchar estas declaraciones pronunciadas de forma inequívoca hace tiempo, y no ahora cuando se realizan desde una determinada estrategia", dijo Villacampa, para quien la actitud del jugador y su entorno "ha herido demasiadas sensibilidades" y ha traicionado "las esperanzas de seguirle viendo jugar en Badalona".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de agosto de 2009