Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

141.000 euros por un infarto que no se diagnosticó

Estaba sufriendo un infarto, pero el médico que le atendió en un centro de salud de Arganda del Rey le diagnosticó artritis. Seis días después, el hombre, de 68 años, falleció. El Tribunal Superior de Justicia ha condenado ahora al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) a indemnizar con 141.000 euros a sus hijos.

El hombre acudió al centro el 2 de abril de 2005 por un dolor en el tórax y en el hombro. Le dieron de alta con el diagnóstico de artritis y sin hacerle un electrocardiograma. Falleció el día 8 de una "rotura cardiaca" que, según la autopsia, fue consecuencia de un infarto iniciado unos seis días antes.

La sentencia señala que "la omisión de dicha prueba y, con ello, del adecuado diagnóstico y tratamiento (...) ocasionó una disminución elevada de las posibilidades de supervivencia". El abogado de la familia, Carlos Sardinero, de la asociación El Defensor del Paciente, presentó el protocolo de atención ante un paciente con dolor torácico: "Quedó claro que no se cumplió".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de julio de 2009