"Salarios encubiertos generalizados"

Las retribuciones por la prestación de servicios deben justificarse mediante nóminas o facturas. En ambos casos, se devengarán los correspondientes impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social. No es el caso de las federaciones deportivas gallegas. El Consello de Contas denuncia la "satisfacción generalizada de remuneraciones de forma encubierta". Se hacía mediante el recurso de las ayudas de coste o de locomoción, "que no figuran debidamente acreditadas". Esta situación, además de "no resultar admisible como justificación de la percepción de subvenciones", podría suponer "contingencias de orden fiscal y social".

Pero los responsables federativos -a los que el informe no identifica- cometían otras irregularidades, como los "excesos" en los gastos de telefonía fija y móvil o en las facturas expedidas por establecimientos de hostelería. Se trata de comidas por reuniones del consejo de administración, o del presidente de la federación "con personas ajenas o no a la organización federada". Es decir, los presidentes pasaban a la Xunta facturas de restaurante por comidas privadas. "Su satisfacción con cargo a las ayudas públicas no resulta compatible con el cumplimiento de los principios de eficiencia y economía del gasto público".

Más información

Otra anomalía denunciada en el capítulo de fiscalización de las federaciones consiste en el "incumplimiento del principio de anualidad, gastos en bienes de inmovilizado y presentación de facturaciones no ajustadas a derecho". Destaca el caso de la Federación de Fútbol, la que más ayudas recibió: casi tres millones de euros en esos cuatro años. Ni uno sólo estuvo adecuadamente justificado. Pero las subvenciones recibidas superan esos tres millones, ya que Contas sólo incluyó en su estudio las destinadas a clubes.

La fiscalización de las ayudas a los clubes deportivos adolece de los mismos defectos que las de las federaciones. No se publicaron en el DOG, no se exigió el cumplimiento de obligaciones tributarias, los criterios de concesión eran "genéricos" y no se pedían facturas. El informe denuncia incluso que no se atendieron los criterios de concesión establecidos en las bases. La Xunta, además, "verificó la retención irregular de subvenciones en el patrimonio" de la federación de automovilismo. "No se produjo actuación correctora ni sancionadora alguna", lamenta Contas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de julio de 2009.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50