Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De lo figurativo a lo abstracto

Pablo Serrano viajó de lo figurativo a lo abstracto (en la imagen, su obra Objeto para quemar, de 1959), para volver sobre una nueva figuración, tras un periodo expresionista. Esos perfiles, a veces simultáneos, se reflejan en la exposición, que ayer se inauguró en La Nau de la Universitat, Las huellas del caminante, título que alude a una obra de 1953, realizada todavía en Uruguay, antes de su regreso a España. La exposición sobre el escultor aragonés, que perteneció al grupo El Paso, fue uno de los nombres relevantes de la segunda mitad del siglo XX y falleció en 1985, conmemora el centenario de su nacimiento, como explicó Susana Spadoni, directora honorífica del Museo Pablo Serrano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 2009