Gondomar "perdió" 700.000 euros en una permuta ilegal

Carlos Silva, ex alcalde y actual edil de Hacienda, impulsó la operación

Carlos Silva Mariño, alcalde de Gondomar en el anterior mandato y, tras la moción de censura del pasado día 7, concejal de Hacienda y Personal, impulsó como regidor la permuta de una parcela municipal de 10.725 metros cuadrados, clasificada como suelo urbanizable, por otra de 1.450 metros, falseando los precios de una y otra. El Ayuntamiento "perdió" casi 700.000 euros en la operación, que ahora ha anulado en sentencia firme el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).

La permuta fue aprobada por el pleno municipal en julio de 2004 con los votos del grupo popular, que gobernaba bajo la presidencia de Carlos Silva, y los votos en contra del BNG y PSOE. El gobierno valoró la parcela municipal en 900.000 euros y la particular, propiedad de Promociones Colmeiro y Martínez SA, en 574.997 euros, y dos meses después rechazó un recurso de reposición contra ese acuerdo presentado por el BNG, que acabó llevando el asunto al juzgado de lo contencioso administrativo de Vigo.

Los tribunales han anulado la permuta y las valoraciones que se hicieron
La promotora ya edificó en el solar municipal un bloque de viviendas

La parcela de Promociones Colmeiro era de uso comercial que el plan general de entonces -anulado un año después por el Tribunal Supremo- hacía prácticamente inviable por las reservas de suelo para aparcamientos que requería su utilización teórica. La parcela municipal, a la entrada de la localidad por la carretera de A Ramallosa, admitía, sin embargo, un desarrollo residencial. El perito judicial fijó para la primera un valor de 418.116 euros y para la municipal, de 1.422.225 euros. El gobierno de Silva había aceptado una diferencia de valor de 325.000 euros cuando esa diferencia se elevaba, según el perito judicial, a 1.004.000 euros.

La sobrevaloración de la parcela privada y la infravaloración de la municipal había tenido el efecto de burlar el tope del 40% de la diferencia de valor entre ambas para permitir con ello la permuta, ya que de superar ese porcentaje, como era el caso, tendría que haberse tramitado por un sistema de subasta.

El juzgado estimó en su sentencia, en julio de 2007, que había una falta de motivación de la permuta y que hubo "una incorrecta o fraudulenta valoración de las parcelas". Promociones Colmeiro y Martínez recurrió el fallo ante el TSXG, que en sentencia firme, con fecha 30 de junio último, ha desestimado el recurso de la promotora y ha anulado el acuerdo plenario de julio de 2004 que aprobó la permuta.

Ahora el asunto se complica porque en la parcela municipal ya hay construido un bloque de unas 40 viviendas. "Un nuevo pelotazo urbanístico del gobierno de Carlos Silva queda al descubierto", señalaba ayer el BNG al dar a conocer la sentencia, después de la agitación que ha vivido el municipio en las últimas semanas por causa de la moción de censura que expulsó a los nacionalistas del gobierno para hacer alcalde al candidato del PP, Martín Urgal, en un confuso procedimiento de militancias aún no aclarado.

Una primera tentativa de moción de censura, en mayo, fracasó porque el candidato a sustituir al alcalde nacionalista, Antón Araúxo, era el ex alcalde Carlos Silva, condenado a prisión e inhabilitación, como toda su junta de gobierno -aunque están pendientes de que se falle su recurso-, por prevaricación urbanística en relación con un pequeño lote de las más de 300 licencias que concedieron al amparo del plan general de urbanismo anulado por el Tribunal Supremo. La candidatura de Urgal a la alcaldía, en lugar de la "poco estética" de Silva, permitió que la moción de censura prosperase con el apoyo de los cuatro concejales del grupo socialista y de un independiente.

En el nuevo gobierno, Carlos Silva figura como concejal de Hacienda y Personal y es el único que mantiene la militancia en el PP, ya que el resto del grupo pidió la baja momentos antes de ejecutarse la moción de censura, el pasado día 7, "para no perjudicar al partido" en relación con el pacto antitransfuguismo. Todo el grupo socialista, por su parte, fue expulsado del PSdeG por apoyar la moción.

En el pleno que sirivió de estreno al nuevo gobierno, el viernes, los concejales de ambos grupos, que teóricamente deberían engrosar un nuevo grupo de "no adscritos", se reivindicaron como miembros de sus anteriores grupos, un tema secundario, según explicó el nuevo alcalde, Martín Urgal, para quien lo importante es que "hay 12 actas legítimas de concejales que trabajan para que Gondomar avance".

En el PP provincial reafirman ese criterio, hasta el punto de que el vicepresidente de la Diputación y del partido, José Manuel Figueroa, presentó el pasado jueves en la sede de la Diputación en Vigo, junto a Martín Urgal y Carlos Silva, la I Festa da Anguriña, una estrambótica celebración para promocionar el turismo y esa "excelencia gastronómica" de Gondomar de la que no se tenía la menor noticia y que se limita a aprovechar una marca comercial de Pescanova. La festa se celebrará hoy y todo ello es reflejo, según el BNG, de la "corrupción rampante, en urbanismo y en todas las actividades", que se ha reinstalado en el ayuntamiento de Gondomar desde la moción de censura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de julio de 2009.