Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Cosa de dos

LOS VÁZQUEZ

La doble V manda en Telecinco. La doble V, o la triple J, son Jesús Vázquez y Jorge Javier Vázquez. Cierto, cada cadena tiene su cuadra de comunicadores, que saltan de un programa a otro, aunque dudo que nadie dé tantos réditos de audiencia -caído Xavier Sardà- como Jesús y Jorge Javier. Uno se ha cargado a Risto Mejide, el otro salvó (dos veces) la tarde de Telecinco.

Cuando hace unos meses Telecinco cayó de primera a tercera cadena, pidieron socorro a Jorge Javier: esto se me hunde, sálvanos. Y Jorge Javier, olvidando su pataleta por haberle eliminado Aquí hay tomate, creó un nuevo programa: Sálvame. Y así ha sido, líderes otra vez de la tarde, al precio que sea: que hay que dejar en tanga a una mujer, se la deja, que hay que sacarle una teta a la Yola, pues también. ¡Sálvame, Jorge Javier! Y Jorge Javier remueve el muladar.

A Jesús se le ve que no soporta la chabacanería ni la mala educación. Se tensaba cada vez que Mejide humillaba a unos chavales que sólo querían cantar; que si tal chica era como una compresa que si otro un preservativo, siempre usados.

Mejide fue elevando sus objetivos: coreógrafos, maquilladores, estilistas, profesores, el director de la academia, compañeros del jurado... Nunca pasaba nada. Mejide tiene carta blanca. Borda el papel de borde y la audiencia le ama. Jesús cada vez más tenso, solventando el papelón con un "cosas de Risto". Pareció haber tocado techo cuando arremetió contra Gestmusic, la productora del programa; pero le salvó la cadena, que le puso en su nómina.

El martes, Telecinco dijo basta. ¿Qué había pasado que no hubiera pasado antes? Un rifirrafe con Jesús Vázquez. Tema, los orificios de un concursante. El presentador, por primera vez, le saltó a la yugular: "Eres un homófobo". Mejide, acostumbrado a llevar preparado su papel, tardó unas décimas en dar una buena réplica: "Orificios tenemos todos", pero Vázquez aludió a su "tufillo". Una semana después Mejide ha caído. Volverá, pero no con Jesús. Cada cual en su registro, los Vázquez tienen poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de julio de 2009