Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¡Lo pago yo!"

Villa se ofrece para dar el dinero que falta para facilitar su traspaso al Barça

El Barça se propone comenzar la pretemporada el próximo lunes sin Eto'o y con un nuevo delantero centro, además de un lateral izquierdo, a la espera de que el director técnico, Txiki Begiristain, continúe negociando el posible fichaje de un central y un centrocampista. El lateral elegido era el brasileño Filipe Luis, del Deportivo, pero las pretensiones económicas del presidente del club gallego, Augusto César Lendoiro, han llevado a la directiva azulgrana a cerrar la incorporación del también brasileño Maxwell Scherrer del Inter. El ariete tenía que ser Villa, pero al igual que en el caso de Filipe Luis, la inflexibilidad del Valencia puede provocar que el Barça fiche al uruguayo Diego Forlán del Atlético de Madrid. El desespero de Villa, sin embargo, es tan extremo que en un arrebato se ofreció a financiar parte de la operación para recalar en el Camp Nou.

El club concede una semana más de vacaciones a Eto'o para ganar tiempo

El Barcelona activará la opción de Forlán si el Valencia no cede con el asturiano

La cara de Villa (Tuilla, Asturias; 1981) es desde hace tiempo un poema, incluso cuando estuvo tres semanas concentrado en Suráfrica, para la disputa de la Copa Confederaciones con la selección española. Ni siquiera los goles cambiaron su semblante. Villa aparecía con unos auriculares que tapaban sus orejas como último recurso para aislarse de una situación que le amargaba: se le acumulaban las ofertas, el Valencia le apremiaba para un traspaso a fin de paliar su delicada situación económica y su mujer estaba embarazada. Ha pasado un mes y el guaje continúa metido en un laberinto, harto, sin encontrar la puerta de salida de Mestalla.

El círculo no cuadra por mucho que el delantero internacional tenga cada vez más claro que no quiere jugar más en el Valencia. Así se lo comunicó el lunes al presidente, Manuel Llorente, en una reunión mantenida en el Hotel Pozuelo de Madrid, a pesar de que su contrato vence en 2014. La situación es tan insostenible que el futbolista parece dispuesto a poner dinero de su bolsillo para cerrar la operación. "Si es necesario", le dijo Villa a Begiristain, "la diferencia entre lo que ofrece el Barça -42 millones- y lo que pide el Valencia -50 millones- la pago yo". El asunto, en cualquier caso, no es tan simple después de que el club de Mestalla se niegue oficialmente al traspaso.

El Valencia ha dado marcha atrás después de poner en venta a Villa y, acto seguido, aconsejarle que aceptara la oferta del Chelsea por 40 millones de euros, una operación que, de rebote, repercutía en la Unión Popular de Langreo, el primer club del Guaje al que le correspondería casi el 2,5% de la operación. Villa, sin embargo, rechazó la propuesta al tiempo que anunciaba su deseo de continuar en un club de la Liga española.

Aunque se le supone más próximo al Barça, el Madrid presentó una oferta en firme: 42 millones de euros, menos 18, el precio por el que tasó a Negredo, el delantero que Unai Emery pidió como recambio. El acuerdo no se cerró porque el Valencia consideró excesivo el precio por Negredo.

En escena entró entonces el Barcelona, que ya ha convencido al futbolista. El problema es el Valencia, cuyos representantes desestimaron el lunes en Pozuelo los 42 millones del Barça. La intransigencia de Llorente provocó el desconsuelo de Villa y sorprendió al Barça, que se pregunta por las causas de la negativa del Valencia después de ofrecer el mismo dinero que el Madrid sin descuentos de por medio.

En el club de Mestalla aseguran no haberle puesto precio al jugador en ningún momento, de modo que el gesto de Villa de echar mano a su cuenta corriente "no es garantía de nada". "Habría que preguntarles: ¿vosotros sabeis qué diferencia es ésa?", apuntan en Valencia. Llorente está molesto porque, desde aquella conversación ya lejana que mantuvo con el presidente azulgrana Joan Laporta para decirle que no vendería a Villa, el Barcelona ha comunicado su interés al Valencia vía José Luis Tamargo, el representante del jugador. "Él nos traslada que el jugador tiene que salir como sea. Dice que el Barça está interesado en Villa, pero no dice si pagará 45 o 48 millones". Llegado el momento, Llorente deberá decidir qué cifra es "escandalosamente escandalosa". El sentido común dice que 50 millones sería una oferta irrechazable, señalan en el club. Y, así, siguen tensando la cuerda.

Ante el bloqueo de la negociación, el club azulgrana ha activado otras opciones. La más seria es la de Forlán. A diferencia de cuanto ocurre con el Valencia, las relaciones entre el Barcelona y el Atlético son excelentes y se supone que el precio del ariete sería menor al de la cláusula de rescisión (35 millones). Villa, consecuentemente, puede encontrarse con una situación parecida a la de Filipe Luis, cuyos esfuerzos por forzar su traspaso al Barça no han servido para ablandar la actitud de Lendoiro, que aspiraba a percibir alrededor de unos 12 millones.

Al Barça le interesa cerrar el fichaje de un delantero antes del lunes, fecha en que la plantilla comenzará la pretemporada. La alta de un ariete no necesariamente debe coincidir con la baja de Eto'o, aunque el club ha concedido una semana más de vacaciones al camerunés, inicialmente citado para el día 20 y que ahora no debería reincorporarse hasta el 27, la misma jornada en la que están citados los internacionales españoles que disputaron la Copa Confederaciones además de Messi e Iniesta. El Barcelona intenta ganar tiempo para traspasar a Eto'o antes de reencontrarse con el técnico y sus compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de julio de 2009