Beteta califica como "una tomadura de pelo" la nueva financiación

Aguirre ironiza con que Madrid podría ser considerada comunidad bilingüe

No hubo entendimiento entre el Gobierno y la Comunidad de Madrid. Para el consejero madrileño de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, que se reunió ayer con el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, para tratar el asunto de la nueva financiación autonómica, el modelo es "una tomadura de pelo" y no tendrá el apoyo del ejecutivo regional mañana en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, -donde se decidirá definitivamente si se aprueba el plan-, a no ser que se tengan en cuenta sus reclamaciones.

El consejero de Esperanza Aguirre ha exigido al Gobierno estatal cambios en gran parte del texto, y ya ha anunciado que el apoyo de Madrid dependerá de los cambios que se realicen en el borrador que ha presentado el Ministerio de Economía.

Más información

Su principal reclamación es que se tenga en cuenta la población real de la región, que según ellos es superior en 300.000 personas a los cálculos que ha realizado el Gobierno central. Además, denuncian que el plan del Ejecutivo de Zapatero desproteje en materia de sanidad a 609.400 madrileños.

El Gobierno estatal ha respondido pidiendo a Beteta que entienda que los datos de población están tomados del último año de liquidación (2007), y que es así para todas las comunidades. Además, le recuerda que esos datos se actualizarán este mismo año, y que se seguirán actualizando, cosa que no pasaba con el viejo modelo del 2001 que elaboró el Partido Popular.

El consejero regional asegura que no se ha hablado de cifras en la reunión, pero que con toda seguridad Madrid estará por debajo de la media de lo que recibirán el resto de autonomías. Datos muy distintos de los que ofrecía el secretario general del PSM poco antes. Para el Gobierno regional, Madrid podría llegar a aportar casi la mitad de los 11.000 millones de euros adicionales con los que el Ejecutivo nacional va a dotar al sistema, y consideran que este hecho es injusto para "la comunidad más solidaria y que aporta más recursos al fondo estatal desde hace muchos años".

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, recurrió a su singular humor y tampoco quiso quedarse sin reclamar algo al Ministerio. Ironizó con que Madrid también era una comunidad bilingüe porque se habla en español y en inglés, en referencia a los fondos otorgados a regiones realmente bilingües como Cataluña.

En la reunión, en la que Ocaña se limitó a anotar las reclamaciones de Beteta, también se quejó el gobierno regional de que el documento quiere desincentivar la política de bajada de impuestos que llevan acabo algunos gobiernos como el madrileño.

El gobierno piensa que Betata está confundido en sus planteamientos, aunque el consejero no duda en afirmar que el modelo "está diseñado conscientemente para perjudicar los intereses" de la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50