A Coruña retirará una lista reducida de símbolos franquistas

El PP desvela hoy si vota a favor de despojar a Franco de sus títulos honoríficos

Con mucho retraso en comparación con la mayoría de las ciudades españolas, el Ayuntamiento de A Coruña inicia hoy el proceso para aplicar la Ley de Memoria Histórica en vigor desde diciembre de 2007. Empieza la lenta retirada de la abundante simbología franquista de calles y edificios públicos de la ciudad. Los tres grupos municipales (PSOE, BNG y PP) debatirán y votarán hoy en la Comisión de Honores y Distinciones una propuesta para eliminar 53 símbolos de la dictadura o de exaltación de protagonistas de la sublevación militar de 1936. Es un número inferior al que propuso, en informe, el equipo de expertos designados por el alcalde, el socialista Javier Losada. Pero hay acuerdo de los socios de Gobierno (PSOE y BNG) para sacar adelante la retirada de esta relación reducida de símbolos franquistas a partir del otoño.Los nacionalistas, partidarios de una lista más amplia de calles que deberían ser rebautizadas o de incluir a Fraga entre los ministros de Franco a los que se les revocará el título honorífico concedido por A Coruña durante la dictadura, decidieron ser posibilistas y aceptar la propuesta reducida del PSdeG. "Las cosas sobre las que hay acuerdo se eliminarán cuanto antes, y en las demás, se verá más adelante. Ya es un éxito que A Coruña retire 53 símbolos franquistas", justificó la edil Margarida Vázquez.

Más información
Tarragona retira la medalla de oro de la ciudad a Franco

El PP, muy crítico con todo el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, no desvelará hasta hoy su voto ante la propuesta bipartita para cambiar el nombre de 22 calles, retirar todos los títulos honoríficos de A Coruña a Franco y ocho de sus ministros, así como eliminar la estatua de Millán-Astray de una céntrica plaza. No se prevé, sin embargo, que la estatua sea retirada antes de finales de 2010.

En aras del acuerdo con sus socios socialistas, el BNG aplaza su batalla por retirar del Palacio municipal los retratos de dos alcaldes del régimen, incluido el de José Fuciños, quien se hizo con el bastón de mando en julio de 1936 a punta de pistola y firmó la sentencia de muerte de su antecesor republicano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS