Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Primer paso para juzgar a Camps

Los socialistas sostienen que hay más delitos que el cohecho

El PSPV seguirá la pista a los contratos de la visita del Papa y la fórmula 1

Los socialistas valencianos tienen fundadas sospechas de que tras en el caso Gürtel "hay más cosas" que el delito de cohecho que se le imputa al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y a otros tres cargos públicos valencianos. El partido sostiene que existen otros posibles delitos que investigar (financiación ilegal de partidos, malversación y tráfico de influencias) y anuncia que aportará nuevas pruebas al caso cuando el Tribunal Superior de Madrid, que instruye el grueso del caso Gürtel, levante el secreto del sumario.

"Hoy siguen faltando muchos elementos por conocer. Si aquí la Sala [de lo Penal y lo Civil del Tribunal Superior valenciano] acota la instrucción del caso al regalo de trajes, se quedarán fuera hechos importantes", terció ayer el portavoz socialista en las Cortes valencianas, Ángel Luna. Su formación está convencida de que la investigación del Tribunal Superior madrileño puede arrojar nuevos indicios de delitos a la causa valenciana.

No será el único frente de trabajo. Los socialistas tirarán del hilo de las contrataciones llevadas a cabo con motivo de la visita del Papa a Valencia en 2006 y la organización del Gran Premio de Fórmula 1, el año pasado -Correa y otros actores de la trama aluden a estos dos eventos en unas conversaciones grabadas por orden del juez Garzón-, intuyen que empresas de la trama que encabezaba Francisco Correa pudieron tener que ver con el Gran Premio de F1. "¿Por qué es una empresa suiza la que realiza el montaje y desmontaje de las gradas del circuito? ¿Contrató Valmor [empresa organizadora del gran premio] con la empresa suiza Nüssli o hubo algún intermediario? ¿Se pagaron las facturas allí o aquí?", lanzó Luna. Orange Market, empresa valenciana vinculada a la red corrupta, se adjudicó, entre otros contratos, la organización de la fiesta de inauguración de la Volvo Ocean Race, en Alicante, por más de 400.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 2009