Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michelle vende más que Barack

La primera dama en portada es un éxito garantizado

Puede que él sea el hombre con más poder del planeta, pero ella cae mejor. Lo dicen las encuestas: Michelle saca ventaja a Barack en las tres últimas: 73-69%, 67-54% y 76-72%. También vende más revistas y suele provocar más clics de ratón en las búsquedas de Internet.

Su trabajo parece más fácil, al fin y al cabo Michelle Obama no tiene que luchar en el Capitolio para sacar adelante la ley de estímulo financiero. Cierto es que las primeras damas suelen ser más populares que sus maridos. Aunque también es verdad que la señora Obama tuvo que esforzarse para remontar un comentario poco afortunado que realizó cuando su esposo soñaba con la Casa Blanca: "Por primera vez en mi vida me siento orgullosa de mi país". Desde entonces no ha habido más errores, y la escalada ha sido espectacular. Michelle ha sido portada de Vogue, People, Ebony, O Magazine (la revista de la multimillonaria y archiconocida presentadora negra Oprah Winfrey, que bendijo la candidatura del hoy presidente). El número de febrero de People que abría con ella vendió cerca de 1,4 millones de copias. El especial sobre la inauguración presidencial de enero alcanzó la cifra de 1,6 millones.

Barack no se queda atrás, pero en el mundo de la moda y el papel cuché ella juega con algunos factores a su favor: es madre, trabajadora; tiene estilo, eso que llaman clase; unos brazos que son la envidia de Madonna, y por último, pero no menos importante, es inteligente. Todo eso, agitado en la coctelera de los medios de comunicación, vende, y mucho.

Sus portadas se agotan en cuanto tocan los quioscos, a pesar de que a veces compiten con titulares tan memorables como el dedicado a su marido -en bañador- en la revista Washingtonian, que daba como principal razón para vivir en Washington: "Nuestro vecino está bueno".

El vecino, por supuesto, era el residente en el número 1600 de Pensilvania Avenue, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Las publicaciones en las que ha aparecido el mandatario son numerosas: desde Vanity Fair a Rolling Stone, pasando por Esquire o -dos veces- Vogue. Y aun así, dicen en la industria, el rostro de Barack no garantiza las ventas. Sí lo hace el de Michelle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 2009