EE UU admite que pecó de optimismo ante la crisis

La recesión no perdona: 6,5 millones de empleos destruidos en 18 meses y 14,7 millones de personas en paro. El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, la persona encargada de supervisar el colosal plan de estímulos lanzado hace cinco meses por Barack Obama, no habla de brotes verdes y admite que pecaron de optimistas.

"No supimos interpretar lo mal que estaba la economía", dijo ayer Biden en una entrevista. Obama prometió crear o salvar más de tres millones de empleos movilizando 787.000 millones de dólares (563.000 millones de euros). Pero los economistas temen que sus efectos sean limitados y sea necesario lanzar otro plan de estímulo.

A Biden le parece prematuro hablar de eso. Prefiere más bien dar tiempo a las medidas del paquete para que den sus frutos, porque dice lleva "sólo 120 días" funcionando. El vicepresidente volvió la vista atrás para decir que la situación actual es heredada de la Administración presidida por George Bush.

"¿Es el paquete adecuado? Creemos que lo es", remachó. Pero la degradación vista en junio en el mercado laboral y la caída de la confianza hace dudar que la recuperación llegue en el segundo semestre. Y la crisis fiscal en el Estado de California podría además forzar a la Casa Blanca a salir en su rescate.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción