Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El músico folk Fasero dirigirá la Axencia das Industrias Culturais

Fundador de Mutenrohi, produjo a Quempallou y Cristina Pato

Un músico y empresario del ámbito folk, Juan Carlos Fasero, será el gerente de la Axencia Galega das Industrias Culturais, según aprobó ayer el Consello de la Xunta. Concejal del PP en Arnoia (O Ribeiro), Fasero compagina creación y management desde los 90. Es la primera vez que el director de Agadic, o del antiguo Instituto Galego das Artes Escénicas e Musicais, ofrece un perfil profesional tan marcado.

Guitarrista y miembro fundador de Mutenrohi, Fasero produjo trabajos de Quempallou, Entre Trastes, Eva Carreras o Cristina Pato. Su amistad con la gaiteira orensana -próxima también al conselleiro de Cultura, Roberto Varela, durante su estancia en Nueva York- data de la época de Mutenrohi y se prolonga desde Tolemia, su debú en solitario. Actualmente simultaneaba la dirección de Zouma Producións S.L. con su propia carrera como compositor -3, su último disco, acaba de salir- y arreglista de world music, que incluye cuatro nominaciones a los Premios de la Música.

Tras una espera de varios meses para conocer al sustituto de Miguel Martín, las primeras valoraciones del nombramiento coinciden en la necesidad de "dar tiempo". Teniendo en cuenta que las únicas industrias culturales de las que se ocupará Agadic serán las artes escénicas y la música, según comunicó el martes el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, los plazos difieren según el sector. Desde la Asociación Galega de Empresas Musicais (AGEM), creada en 2007, Xabier Alonso destaca que la elección de Fasero -vicepresidente en funciones de la AGEM y secretario de la Asociación Galega de Fonografistas- es "una enorme alegría personal y de toda la asociación", formada por unas 20 empresas.

"Conociendo a Juan Carlos, la interlocución con los diferentes sectores está garantizada", juzga el gerente de la AGEM, que negocia desde hace tres meses un "convenio colectivo" para los trabajadores del sector. A respecto de iniciativas como la Rede Galega de Música ao Vivo, Alonso juzgó que todavía es "pronto" para valorar los pasos a seguir. "Hay cuestiones que merecen revisarse para cambiar, y otras que deberían seguir como están".

En el mundo de la escena las urgencias son otras. Con el Centro Dramático y el Centro Coreográfico adscritos provisionalmente a Agadic, su futuro como unidades de producción de la Axencia debe redefinirse ahora. "Imagino que habrá un plan", apunta la todavía directora del Centro Dramático, Cristina Domínguez. Con la temporada cerrada y el Salón Teatro santiagués preparado para el Vía Stellae, las dificultades se anuncian para el curso que viene. El CDG debería presentar la nueva programación en septiembre.

En lo que le toca a la danza, la respuesta de Cultura, hasta ahora, contrasta con el programa electoral del PP -su única referencia a la escena, en general, pasaba por lamentar la "paralización" del Ballet Galego Rei de Viana-. "En la Consellería nos pidieron que continuásemos una temporada más", señala Natalia Balseiro, directora del Centro Coreográfico. "Pero teniendo en cuenta la antelación con la que debemos trabajar, necesitamos saber si el compromiso será por toda la legislatura".

"Estamos todos un poco a la espera", resume Cristina Domínguez, que fija la "incógnita" en la gestión de las artes escénicas. El nuevo director de Agadic pidió tiempo hasta el martes, cuando se incorpore al trabajo. Esa misma semana tendrá sobre la mesa la primera petición de encuentro con las compañías de teatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de julio de 2009