Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo amenaza con no firmar si el Gobierno mantiene su oferta de fondos

El presidente tacha de "manifiestamente mejorable" la propuesta de Salgado

El tiempo se agota y el acuerdo se esfuma. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, expresó ayer su pesimismo sobre la financiación autonómica tras la reunión del miércoles con la vicepresidenta económica, Elena Salgado, cuya oferta queda "muy por debajo" del 7,1% del total a repartir que reclama Galicia, un objetivo por el que otro vicepresidente, Manuel Chaves, se comprometió a "trabajar". Pero ahora el Gobierno no acepta la ponderación de la dispersión de la población que propone la Xunta, y la oferta de Salgado apenas mejora el 6,3% que le correspondería a Galicia con un reparto que se atenga únicamente al número de habitantes. Así las cosas, el titular de la Xunta se plantea "no firmar" el acuerdo.

La vicepresidenta apenas mejora el 6,3% asignado por población

Chaves precisa a la Xunta que no llegó a comprometerse a facilitar el 7,1%

Sólo faltan dos semanas para que se cumpla el plazo del 15 de julio deslizado por el Gobierno para alcanzar un acuerdo y las posturas se distancian. Tras el moderado optimismo que generó la reunión con el ministro de Política Territorial, el jarro de agua fría del jueves, con una oferta "manifiestamente insuficiente", provocó las advertencias de Feijóo. "O hay un buen acuerdo, o no habrá acuerdo", sentenció en la conferencia de prensa posterior al Consello de la Xunta.

El presidente gallego trazó "una línea intraspasable" que su Gobierno defenderá. Se trata de forma genérica de garantizar "el interés general y la financiación de todos los gallegos". De forma más concreta, el objetivo es acercarse al máximo al 7,1% del total que ahora le corresponde, en aplicación del acuerdo de financiación autonómica todavía en vigor. Pero la oferta de Elena Salgado dista considerablemente de ese porcentaje.

Si el Gobierno no mejora la oferta, a la Xunta le quedan "dos opciones legales: firmar o no firmar", advirtió. Y "de momento", no puede hacerlo, agregó Feijóo, que tampoco descartó acudir a la vía judicial, si finalmente se aprueba un modelo que "vicie" los principios de cohesión y solidaridad entre las distintas comunidades autónomas.

El modelo que propone la vicepresidenta y ministra de Economía y Hacienda, continuó Feijóo, añade a la crisis de la economía "otra crisis de tipo financiero", que incrementaría los desequilibrios con otras comunidades autónomas más desarrolladas. El presidente gallego también se mostró "preocupado" por el distinto discurso observado en dos vicepresidentes de un mismo Gobierno. "Las dos sensibilidades son distintas", observó. Chaves, mientras, negó ayer en Madrid sentirse "desautorizado" por Salgado y recordó que él no llegó a comprometerse con el 7,1% que le planteó Feijóo, sino a "trabajar para conseguirlo".

La propuesta de Salgado será trasladada hoy a los portavoces de los grupos parlamentarios, que fueron citados en la Consellería de Facenda. El lunes, Feijóo se reunirá en Valladolid con el presidente de la comunidad de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para coordinar la estrategia de las comunidades del noroeste, las más perjudicadas por el impacto financiero del crecimiento de la población en otras autonomías, y que exigen que se pondere el envejecimiento y la dispersión. No hay fecha para una nueva reunión con Salgado, aunque quedó con Feijóo en "comunicarse telefónicamente".

Los portavoces parlamentarios de PSdeG y BNG acuden a la reunión de hoy con la conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, en un ambiente de desconfianza hacia la Xunta. El portavoz socialista, Xaquín Fernández Leiceaga, reprochó al presidente el "desconocimiento absoluto" en el que mantiene a la oposición, y reclamó un pleno extraordinario para tratar el asunto. El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, mientras, urgió al presidente gallego a "cambiar de planteamientos", ya que de lo contrario la comunidad autónoma saldrá "malparada" de las negociaciones, auguró. Vázquez tachó de "poco claro y muy embarrado" el campo de negociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de julio de 2009