Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dinero para la Universidad dependerá del pacto con Madrid

"Es imposible hablar de un nuevo plan de financiación universitaria este año y no tenemos fechas establecidas para ello". El conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, lo dijo bien claro el pasado 19 de mayo. Los tres rectores gallegos aceptaron sin hacer demasiado ruido el enésimo retraso en la negociación de los fondos universitarios para la adaptación al Plan Bolonia, y ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, confirmó la prórroga: "La reunión con los rectores se producirá cuando quede despejada la financiación autonómica".

A finales del año pasado, los rectores de las tres universidades gallegas firmaron la paz con el Gobierno bipartito después de varias semanas de tensiones para acelerar la negociación de más fondos púbicos. Aunque apremiados por la implantación del plan Bolonia, aparcaron sus críticas a la Xunta -e incluso participaron en actos de la campaña electoral del PSdeG- después de que el Ejecutivo de Touriño suspendiera, debido a la crisis económica, su compromiso de incrementar este año en unos 200 millones los fondos que la Xunta destina a las universidades. Entonces, Educación garantizó que el pacto por un nuevo modelo de financiación se cerraría en junio de 2009, un plazo que ahora resulta "imposible" de asumir por el Gobierno, según afirmó en mayo el titular de Educación. "La Universidad tiene que desempeñar un papel importante, pero debemos tener en cuenta la situación económica", afirmó.

Aun así, Jesús Vázquez se comprometió la semana pasada en su primera comparecencia parlamentaria a elaborar una Lei Galega de Universidades y un nuevo plan de financiación para "conseguir que las tres universidades gallegas tengan las mayores garantías de éxito".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de julio de 2009