Educación reabre el frente de Ciudadanía y traslada a quienes no la den en inglés

La Consejería de Educación ha vuelto a reabrir el frente de Educación para la Ciudadanía y ha hecho efectiva su amenaza verbal de trasladar al profesorado que se niegue a dar esta materia de nuevo cuño en inglés. La inspección educativa remitió el viernes un fax al instituto público Ballester Gozalvo conminando a la dirección a "dar el nombre" del titular de Filosofía -con destino definitivo en el centro- que no acepta impartir Ciudadanía en inglés, con el fin de trasladarlo para que su plaza sea ocupada por otro "itinerante".

Ante esta situación, el claustro de profesores denunció ayer este acto de "coacción" y "chantaje" hacia un profesor, que ya ha sido llamado el próximo día 8 a los actos de adjudicación para asignarle otra plaza.

La ofensiva del Consell se produce en vísperas de que el Tribunal Superior de Justicia valenciano emita su fallo definitivo sobre la demanda interpuesta por CC OO y el Gobierno. Razón por la que todos los directores entrevistados coinciden en calificar de "provocación" las instrucciones dadas a los inspectores para que vayan centro a centro y "secuestren" las horas de Ciudadanía asignadas a los Departamentos de Filosofía y de Geografía e Historia, hasta que lleguen los 120 profesores itinerantes de inglés que se necesitan para aplicar esta "ocurrencia" disfrazada de "plurilingüismo" que rechazan el profesorado, los directores y los padres porque los alumnos de 2º curso de ESO no tienen el nivel para poder seguir en inglés una clase de Derechos Humanos."Con esta actitud, la consejería está tensando aún más la cuerda de las relaciones con la comunidad educativa que han dado lugar a las manifestaciones más masivas contra un Gobierno valenciano del PP y a una jornada de huelga general histórica", reprochó ayer Marc Candela, del STEPV, al presidente de la Generalitat, que ha protagonizado la primera huelga general del sistema educativo público.

CC OO calificó el traslado del profesor de Filosofía de "persecución política". "Desplazar de su plaza a un profesor por no acatar unas órdenes de la inspección (dadas en el límite o fuera de la legalidad) se puede considerar prevaricación", afirmó el sindicato a través de un comunicado. "Más bien, esta actitud, parece fruto de una persecución política contra el profesorado de un centro que se ha significado desde el principio por su oposición a los desvaríos de la Consejería de Educación en todo lo relacionado con la asignatura de Educación para la Ciudadanía".

Directores de diferentes centros consultados ayer por EL PAÍS confirman que la inspección educativa -a través de unas instrucciones meramente "verbales"- está "secuestrando" las horas de clase de Ciudadanía que corresponden a los Departamentos de Filosofía y Geografía e Historia para cubrirlas con profesores itinerantes que sepan inglés. A pesar de que tampoco está claro qué tipo de titulación o de nivel se exigirá a los futuros contratados.

La monopolización del horario de Ciudadanía que han hecho los inspectores, que diariamente despliega la consejería para planificar el curso siguiente, es insólita en el sistema educativo valenciano, solo comparable con la batalla de la Iglesia contra la alternativa a la Religión en los años ochenta.

La consejería justifica esta manera de someter al sistema educativo al dictado de una orden -que está recurrida, precisamente, por pretender introducir el inglés a través de esta materia de carácter abstracto- para poder "contar los itinerantes que se necesitan". Y rechaza que el traslado del profesor con plaza definitiva se deba a una cuestión política, sino como parte de una reestructuración "porque el centro tiene menos alumnos y sobra un profesor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de julio de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50