Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO SALAS | Periodista

"El movimiento neonazi está en su mejor momento"

No se llama Antonio Salas pero el periodista utiliza este seudónimo tras haberse infiltrado entre los cabezas rapadas españoles para hacer un reportaje. Acaba de declarar en el juicio contra 15 supuestos miembros de la banda neonazi Hammerskin España, porque durante su investigación, que fue clave para el proceso, conoció a algunos de los acusados. Era el testigo protegido 0304. Celoso de mantener su identidad oculta, contesta a las preguntas por correo electrónico.

Pregunta. ¿Ha sufrido amenazas desde que se inició el juicio?

Respuesta. Recibo amenazas desde 2002, cuando se emitió la primera versión de mi reportaje. Pero unos días antes del juicio lógicamente el odio de los skins se multiplicó. Según pude averiguar, gracias a dos skingirls, hace unos meses estaban recaudando dinero para contratar un sicario que evitase mi declaración.

"Los nazis pedían dinero para que un sicario evitase mi declaración"

P. Pero al final se sentó durante tres horas a escasos metros de los acusados...

R. Al principio estaba un poco tenso. Sabía que sus abogados intentarían desacreditar mi investigación para defender a sus clientes. Por eso preferí remitirme exclusivamente a lo que está grabado en Diario de un skin [título del reportaje y del libro surgidos de su trabajo]. Pero volver a sentarme en la misma sala que mis antiguos camaradas y percibir su odio a través de la mampara que nos separaba no fue agradable.

P. ¿Cómo se vive siendo miembro de un grupo neonazi?

R. Con violencia. La violencia impregna cada minuto de tu día. En el gimnasio, en las gradas, en los conciertos. Tu forma de vestir, la música que escuchas, las arengas políticas que memorizas. Todo en la vida de un skinhead neonazi irradia violencia.

P. ¿Son conscientes de la posible ilegalidad de lo que hacen?

R. Los skins odian a los policías y ser detenidos. Por eso intentan mimetizar sus actividades con todo tipo de claves. La cruz céltica sustituye a la esvástica tradicional, la vestimenta casual (ropa normal) a la estética skinhead y las claves numéricas (88, 14) a los saludos nazis. Esto evidencia los intentos por mantener clandestinas sus actividades. Saben que lo que hacen no está bien.

P. ¿Cuáles son sus fines?

R.

Los neonazis aspiran a conseguir un IV Reich en Europa. Los skinheads sólo son la punta del iceberg. Existen partidos políticos, distribuidoras discográficas, asociaciones culturales, que intentan utilizar el descontento de muchos europeos con la inmigración ilegal, el paro y la crisis para buscar ese poder político.

P. Debido a otra investigación, usted todavía mantiene contacto con algunos de estos grupos. ¿Cómo ve su futuro en España?

R. El movimiento neonazi ha cambiado mucho en los últimos cuatro años. Está en su mejor momento desde la muerte de Franco. Después de Hammerskin van a ser juzgadas otras organizaciones de neonazis como Blood & Honour. Distribuidoras bibliográficas y librerías revisionistas, como Kalki o Europa, también están en procesos judiciales. Creo que hay muchos ojos puestos en este juicio porque podría sentar un precedente a escala europea. Ahora más que nunca debemos estar muy atentos de quienes intentan convertir las diferencias raciales, el paro o la crisis en una plataforma política. Hitler hizo exactamente eso entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 2009