Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ahora, a por la Gran Vía

Aguirre anuncia un gran vestíbulo para conectar sin salir al exterior las líneas 1, 2, 3 y 5 del metro y C-3 y C-4 del tren

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, aprovechó ayer su turno entre los discursos oficiales para hacer un anuncio. Finalizada la obra en la Puerta del Sol, le toca ahora a la estación de Gran Vía. El Gobierno regional construirá un "gran vestíbulo", que unirá bajo tierra los dos apeaderos, de tal forma que quedarán conectadas Sol y Gran Vía y sin necesidad de que el viajero salga a la superficie para desplazarse entre las líneas 1, 2, 3 y 5 del metro y la C-3 y C-4 del tren.

El proyecto supondrá hacer una reforma completa de la estación de Gran Vía, en la que la Comunidad de Madrid va a invertir 45 millones de euros. Se trata, dijo Aguirre, de una "obra muy difícil desde el punto de vista de la ingeniería", porque, al igual que en Sol, hay que trabajar en una zona residencial, cuajada de edificios históricos, y bajo una de las principales arterias de tráfico de la ciudad.

En realidad, esta obra ya estaba prevista desde que se iniciaron los primeros proyectos de la estación de Cercanías en Sol, aunque hasta ahora no había llegado el propósito de ponerse a ello. Un portavoz de Metro de Madrid explicó que el anteproyecto de estos nuevos trabajos en Gran Vía aún no está finalizado. Eso supone que aún tardarán un tiempo en arrancar. Una vez finalizado este trámite tendrá que aprobarlo el Consejo de Gobierno de Aguirre y, después, se pondrá en marcha la licitación de las obras.

"Es una obra muy necesaria", consideró la presidenta regional. Al finalizar las obras de Sol, el Ministerio de Fomento ya dejó preparado un túnel para unir la terminal inaugurada con la de Gran Vía. Ahora se hará una ampliación de la estación de metro actual con una segunda salida por el lado norte.

"Es una conexión fundamental para que la gente se distribuya por todos los vagones y no sólo por los que estén más cerca de la salida de Sol. Si hay más salidas, hay mejor distribución dentro del tren", afirmó José Manuel Pradillo, gerente del Consorcio Regional de Transportes. Pero además Aguirre anunció una segunda actuación. Se trata de la ampliación del vestíbulo de Sol para conectar las líneas 1 y 3 del metro. "También reformaremos los andenes de la línea 1 para hacerlos más grandes", explicó. Eso sí, esta obra está aún sin presupuestar, según un portavoz de Metro.

La presidenta regional quiso avisar a los madrileños de que este proyecto no provocará un nuevo parón de tráfico en el exterior. "Esas obras no van a afectar a la recién terminada Puerta del Sol", advirtió. Para ello, explicó Aguirre, los trabajos se harán bajo tierra y los escombros se sacarán al exterior a través de los túneles del metro.

Que la Comunidad de Madrid haya aceptado hacerse cargo de la conexión entre Gran Vía y Sol supone que, previsiblemente, el Ministerio de Fomento y el Ayuntamiento de Madrid asumirán al menos una parte de la financiación de la estación de tren en Alonso Martínez, otro de los ejes clave para la descongestión y reparto de viajeros. El acuerdo aún no está cerrado ni tiene fecha prevista. Sí la hay para otra de las ramas de Sol, la que conectará el centro de Madrid con la terminal 4 del aeropuerto de Barajas. Abrirá en 2010, según el plazo prometido por el Ministerio Fomento. Y hará el trayecto en 20 minutos, según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

La nueva obra

- Una primera actuación conectará Sol y Gran Vía con la construcción de un gran vestíbulo. Costará 45 millones de euros.

- La segunda obra anunciada supone ampliar la actual estación de metro de Sol para unir la línea 3 y la

línea 1. También se ampliarán los andenes de la línea 1.

- En un futuro se prevé una parada de tren en Alonso Martínez. El proyecto no está cerrado ni tiene fecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de junio de 2009

Más información