Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda admite que el déficit público "ya no puede crecer más"

"El déficit público ya no puede crecer más". Carlos Ocaña ejerció ayer como secretario de Estado de Hacienda y aseguró que el Gobierno "debe hacer todo lo necesario" para limitar el agujero fiscal. Es decir, recortar gasto público y subir impuestos. El déficit aumenta a una velocidad de vértigo: ascendió hasta 19.542 millones de euros hasta mayo, como consecuencia de las medidas de apoyo a la economía y, sobre todo, del desplome de la recaudación de impuestos. El vendaval en el que se ha convertido la crisis corre el peligro de disparar la deuda. La necesidad de endeudamiento ascendió hasta mayo a 50.451 millones, que incluyen el pago de 9.500 millones correspondiente al fondo de adquisición de activos financieros, según los datos anunciados por Ocaña en el Congreso.

Ocaña dijo que esa cifra "es mucho mayor de lo que el Estado necesita". El Tesoro ha aprovechado en los primeros meses del año las buenas condiciones de los mercados para emitir deuda -por los bajos diferenciales con Alemania- y mantiene un 40% de esos más de 50.000 millones en tesorería, con depósitos en el Banco de España y en varias entidades para no tener problemas en los próximos meses.

Los cinco millones de parados y el déficit público del 10% del PIB son las dos líneas rojas que la economía española corre el peligro de rebasar si la crisis no amaina. El Gobierno insiste en descartar las dos posibilidades. Ocaña explicó que el déficit público rebasará el 9% del PIB pero no alcanzará el fatídico 10%, y aseguró que el Ejecutivo está cocinando medidas para volver a la senda de la estabilidad fiscal, con nuevas subidas de impuestos que podrían introducirse en los Presupuestos de 2010.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 2009