Moneo propone recuperar el paisaje roto del centro de Vigo

El ayuntamiento sería derribado para construirlo en otro lado de la plaza"Un proyecto de la ciudad, no de un alcalde o un gobierno", dice Caballero

Derribar la torre del ayuntamiento de Vigo y elevar la cota actual de la Praza do Rei unos seis metros, hasta el nivel de la avenida das Camelias, que era el existente antes de que se construyera la actual casa consistorial, en 1972. El prestigioso arquitecto Rafael Moneo presentó ayer un proyecto para transformar radicalmente el corazón urbano de Vigo, la zona que rodea la plaza del ayuntamiento. La propuesta incluye construir una nueve sede municipal y hacer subterránea una de las calles próximas, la rúa de Cachamuiña junto a la avenida das Camelias. Tales son las claves esenciales del diseño de Moneo en respuesta a la demanda que le planteó el alcalde, Abel Caballero, de reordenación de ese entorno ostensiblemente degradado.

Para el PP es una "megafantasía" que "insulta a la inteligencia"

El proyecto, o "guión de proyecto" como el propio Moneo se encargó de precisar, llega con un año de retraso sobre los plazos previstos por la incidencia de dos factores que interfieron en el encargo inicial. Por una parte, la aceptación del Ministerio de Cultura a dotar a la ciudad con una biblioteca estatal, que se había previsto construir inicialmente en la Praza do Rei y, por otra parte, el "tremendo atractivo" que ejerció sobre el arquitecto el complejo arquitectónico próximo de la antigua Panificadora, cuyos silos preserva el plan general de urbanismo. El proyecto de biblioteca estatal ha sido desplazado por decisión del alcalde al edificio de la actual Escuela de Artes y Oficios -con polémica aún no cerrada- y la conservación de la Panificadora, en la propuesta de Moneo, añade el edificio de mayor porte, transversal a los silos, y otra plaza colindante al ámbito consistorial, con la diferencia de cota salvada por escaleras.Rafael Moneo, que se declaró "interesado sobremanera" en el proyecto, volvió a reparar ayer, en la presentación que hizo en el ayuntamiento ante los representantes políticos, económicos y profesionales (arquitectos e ingenieros) de la ciudad, al eje virtual que ya consideró el arquitecto Antonio Palacios cuando realizó el primer, y utópico, plan general de urbanismo de Vigo, en 1932, que nunca llegó a plasmarse. A Moneo le ha dado la orientación precisa para "recuperar Vigo para la naturaleza", la "convivencia de naturaleza y ciudad" o para "entender cuánto depende la ciudad de su orografía", por utilizar sus propias expresiones.

El actual ayuntamiento, inaugurado en 1972, coronó los históricos despropósitos del urbanismo vigués de la época como un símbolo genuino. Ahora precisa cuantiosas reformas que no salvarían su disfuncionalidad. Su desaparición, según la propuesta de Moneo, permitiría recuperar la visión del mar desde la gran plaza liberada, con un nuevo ayuntamiento emplazado en el lateral que ahora ocupa la Xerencia de Urbanismo, que también desaparecería.

El nuevo edificio, con desarrollo horizontal, sumaría una superficie de 20.000 metros cuadrados. Otros 10.000 metros se dedicarían a usos comerciales y tres plantas subterráneas a aparcamientos (36.680 metros frente a los 10.900 actuales, 1.330 plazas frente a las 430 actuales).

El arquitecto se resistió hasta donde pudo a poner un coste a la actuación que estaba proponiendo. "No podrá realizarse sin la sensación de que interesa a mucha gente y si una parte importante de la ciudad le da la espalda", dijo. Finalmente, aceptó formular un referente: de 2.500 a 3.000 euros por metro cuadrado construido. Considerando que las zonas comerciales y aparcamientos se autofinancian, los 20.000 metros de usos netamente administrativos costarían entre 50 y 60 millones de euros, "aunque el coste y la financiación corresponden a otro momento", según precisó y corroboró luego Caballero, no sin antes apuntar el coste como "asumible".

"Éste no es un proyecto del alcalde o de un gobierno municipal", añadió el alcalde. "Debe ser un proyecto de la ciudad, que ahora se propone para debate porque requiere un nivel importante de apoyo y contribuciones". José Manuel Figueroa, portavoz del PP, ya tachó ayer mismo la propuesta como "irrealizable", "insulto a la inteligencia" y "megafantasía" del alcalde enmarcada dentro de su "política de despilfarro".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción