Reportaje:Motor

Un familiar que sirve para todo

El Skoda Yeti es un todoterreno completo que cumple como coche único - Con el tamaño justo para ciudad es cómodo en carretera y permite salir del asfalto - Desde 18.690 euros

Línea de todoterreno y máxima polivalencia para cumplir como coche único de la familia, tanto en ciudad como en carretera e, incluso, en excursiones por caminos de tierra. Y todo con unos precios, consumos y emisiones acordes con los tiempos que corren. Así es el Skoda Yeti, un modelo con aspecto de 4 - 4 que llega en septiembre: desde 18.690 euros.

La estética manda, y la línea alta y robusta de los todoterrenos triunfa entre los clientes urbanos, que valoran la sensación de seguridad que transmite conducir en una posición más elevada protegido por la solidez de los 4 - 4. Estas ventajas eran hasta hace poco incompatibles con la eficiencia en el consumo y el confort de marcha. Pero los nuevos todoterrenos ligeros -chasis de turismo y transmisiones normales sin reductora y hasta sin tracción 4 - 4- resuelven esas pegas. Y la llegada de modelos pequeños con medidas casi de utilitario está haciendo el resto: son los coches que menos acusan la caída de ventas este año.

El Yeti es el último en llegar y aspira a competir con el Nissan Qashqai, que ha batido todos los récords y se ha convertido en un fenómeno comercial. El nuevo Skoda aporta un tamaño comedido para circular y aparcar en ciudad -4,22 metros de largo, como un Golf- y añade un interior muy práctico y los motores de bajo consumo y emisiones que distinguen a los familiares del grupo Volkswagen. Pero aporta también el tacto fino y el comportamiento ágil y seguro de los turismos para viajar con comodidad y seguridad. Tiene unos precios tan asequibles como el Qashqai en las versiones básicas (tracción delantera 4 - 2), aunque menos competitivos en las superiores (4 - 4).

El modelo de Skoda combina un chasis de turismo -el mismo del Octavia, el Golf y otros VW- y un traje de todoterreno, y se adapta a casi todas las necesidades. La línea, de trazos cuadrados para aprovechar mejor el espacio interior, presenta un estilo joven y moderno. Destaca la solidez del frontal y la altura libre al suelo (19 centímetros), lo que permite circular por pistas de tierra sin rozar abajo. Y sólo los antinieblas, redondos y situados en alto para preservarlos de los golpes de aparcamiento, contrastan con los faros rasgados y rompen un poco la armonía.

El interior muestra también un diseño atractivo y una calidad de materiales y acabados superior a lo habitual en Skoda, con un salpicadero inspirado en VW, y detalles cuidados, como el volante, la instrumentación y la consola central. Pero lo mejor es su sentido práctico, porque incluye soluciones de los monovolúmenes para repartir el espacio. Las plazas traseras van un poco más altas para no agobiar a los pasajeros y tienen tres asientos individuales que se pliegan dejando el piso plano. Los dos de los lados se desplazan hacia delante o atrás e, incluso, hacia el centro si se saca el del medio. Y los tres se pueden quitar para ampliar el maletero, que pasa de 405 litros a 1.760.

El Yeti saldrá en septiembre con dos motores: 1.8 TSi de 160 CV en gasolina (27.690) y 2.0 TDi de 140 CV (todavía sin precio), ambos con tracción 4 - 4. El resto llegará en octubre: la versión básica 1.2 TSi 4 - 2 de 105 CV (18.690) y el 2.0 TDi de 110 CV (desde 22.490 en 4 - 2 y 26.990 en 4 - 4). El 1.2 TSi lleva cambio manual de cinco marchas y los demás de seis velocidades. Toda la gama incluye un buen equipo de serie, con al menos cuatro airbags, ABS, control de estabilidad ESP, aire acondicionado y radio-CD (MP3).

El Skoda Yeti tiene una imagen compacta y moderna, y destaca por su funcionalidad interior.
El Skoda Yeti tiene una imagen compacta y moderna, y destaca por su funcionalidad interior.

Tracción 4 - 4 a la última

El Yeti no es un todoterreno clásico pensado para superar situaciones difíciles en el campo, pero se defiende bien y su tracción 4 - 4 estrena soluciones avanzadas que mejoran la seguridad al circular en caminos de tierra. En condiciones normales -asfalto-, el sistema transmite el 96% de la potencia al eje delantero para reducir rozamientos y no penalizar el consumo, pero puede pasar hasta el 90% al eje trasero cuando detecta pérdidas de agarre o adherencia (lluvia, nieve...). Además, Skoda ha añadido un botón que activa la función Off-road, o fuera de carretera, y amplía sus recursos en el campo. Así, cambia la respuesta del acelerador para que sea más progresiva, varía la tracción y sobre todo activa el dispositivo de descenso de pendientes, que puede limitar la velocidad a 4 km/hora para bajar las cuestas más empinadas, incluso en punto muerto, sin ni siquiera tener que tocar el pedal del freno.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS