Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMÓRIAM'

El doctor Toledo, en su hospital

Desde ayer la sala donde el doctor José Toledo, uno de los pioneros de la cirugía torácica en España, realizaba cada miércoles sus sesiones clínicas lleva su nombre en el hospital 12 de Octubre, al que sirvió durante años.

Él murió el último 26 de marzo, y sus cenizas están esparcidas en el lugar que más amó, Montaña Roja, en El Médano, Tenerife, pero su memoria humana y científica se mantiene intacta en su hospital. Sus amigos, sus discípulos, los miembros de su equipo y su familia -Tere, Marta, José, Íñigo y Willy- se juntaron ayer en una sesión de homenaje que registró un alto tono emotivo; fue una exaltación de la ciencia y de la amistad, y un reconocimiento a una labor que el sucesor del doctor Toledo en la dirección de aquel departamento quirúrgico, Martín de Nicolás, resumió así: "Fue uno de los pioneros de la cirugía torácica en nuestro país; tenía el don de la elegancia, cumplía hondamente la obligación médica de sentir las necesidades del afligido". Su hija Marta Toledo Monsalve resumió, como vividas en casa, las virtudes que quienes intervinieron en el homenaje ven en la memoria de Toledo: "Tolerancia, libertad, poesía, ausencia de utilitarismo...".

Su amigo, el escritor Fernando Delgado, le describió en su tierra, "en aquel paisaje del paraíso" que él consideraba su patria, a la que fue leal siempre, como leal fue al compromiso con la medicina, con la familia y con la amistad. Pedro Caba, su colega, lo resumió en tres palabras: "Hombre de bien".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de junio de 2009