Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Mitad dinero, mitad afecto

Barça y Eto'o inician la negociación para hallar una salida al problema

"Queremos encontrar un espacio de continuidad". Así definió Joan Laporta, el presidente del Barcelona, la situación de Samuel Eto'o en el equipo después de la reunión que ayer mantuvieron el director deportivo, Txiki Begiristain, y el agente del futbolista, Josep Maria Mesalles. El futuro del camerunés, al que le queda un año de contrato, continúa siendo un serio problema que difícilmente se resolverá a corto plazo, sobre todo porque en el contencioso se mezcla la parte afectiva y la económica. Al club no le queda más remedio que renovarle o traspasarle mientras que el delantero está dispuesto a aguardar una temporada para obtener la carta de libertad; en su defecto, sólo aceptaría el traspaso si la operación fuera beneficiosa para sus intereses, sobre todo económicamente.

Fuentes próximas a Eto'o aseguran que el Barça no le ha ofrecido la renovación, pero, a cambio, le ha garantizado que, en caso necesario, no será tan exigente con el comprador como la temporada pasada, cuando fue declarado transferible y finalmente optó por continuar en el Camp Nou.

"Vamos a negociar sin intermediarios ni mensajes, sino cara a cara", coincidieron representantes de las dos partes. Algunos clubes aseguran que Eto'o les ha sido ofrecido a través de distintos intermediarios, extremo que niegan las personas próximas al futbolista. Eto'o reitera su intención de seguir, aunque no descarta ningún escenario. "No va a buscar ningún club para marcharse", aseveró Mesalles, pero, "si viene algún loco y paga su cláusula de rescisión [150 millones] y el jugador gana más...", concluyó; "estamos abiertos a todas las posibilidades". Laporta reiteró: "A nivel personal, se lo merece todo. Si por mí fuera, le renovaría porque es el mejor delantero del mundo, pero, eso sí, en las condiciones que podamos; en época de crisis, hay que dar ejemplo".

Al apartado económico hay que añadir el deportivo y Eto'o ha protagonizado durante la temporada algunos desencuentros con Guardiola. Desde el vestuario se asegura que Eto'o tenía razón el año pasado cuando señaló a Ronaldinho y Rijkaard como los problemas del equipo, pero que en éste su comportamiento ha sido irreprochable en el campo y a veces discutible fuera de la cancha. Eto'o sigue sin sentirse correspondido en consonancia con el esfuerzo realizado y los goles marcados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de junio de 2009