Entrevista:MARIO GAS | Director de escena

"Muerte de un viajante' es una tragedia laica con antihéroe vulgar"

El primero que montó Muerte de un viajante, de Arthur Miller, fue Elia Kazan en 1949. La obra consagró internacionalmente a este autor que se atrevió a cuestionar, por primera vez sobre un escenario, el famoso sueño americano. El último que la ha puesto en pie es Mario Gas, que la estrenó en enero en una versión catalana de Eduardo Mendoza con la que ha impactado sin fisuras a crítica y público. Ahora llega la versión castellana -también de Mendoza- de ese montaje de Gas al teatro Español, convertido en uno de los grandes templos de la escena por este director ecléctico de 61 años (también actor, doblador, gestor, crítico, cineasta...) que ha dado un giro copernicano a la programación de este espacio en cuatro años.

"Han pasado 60 años, pero esta obra siempre se entiende bien"
"Hay un aparte fundamental, que es una crítica feroz al capitalismo"

"Han pasado 60 años y da lo mismo, siempre se entiende bien esta obra, pero con las circunstancias actuales, más aún, porque hay una parte fundamental que es una crítica feroz al capitalismo que va contra el individuo. Y como toda obra maestra hay otras muchas cosas", señala Gas de este texto que Miller escribió inspirándose en un personaje que conoció y al que llama Willy Loman.

La obra en sí misma no es un libelo anticapitalista: "Pero viendo todo lo que le rodea se extrae que todo sistema capitalista se aprovecha del individuo, lo que genera una serie de conflictos que en la obra están presentes", señala Gas, quien sostiene que Muerte de un viajante es una tragedia laica: "Loman no se enfrenta a los dioses, sino a la sociedad y a sus propias ensoñaciones alienadas. De algún modo es un antihéroe vulgar y mediocre, incluso un ser servil; de hecho, lo de viajante es la metáfora de un tipo que no está en un mismo sitio y que además trafica con ilusiones", señala de este personaje que vive enfrentado a su mujer y sus dos hijos: "Uno intenta ir a buscar lo que cree que es y el otro se mete en la jungla del sueño americano".

Gas se queda un momento pensativo y coincide en su reflexión con el traductor: "Ya lo señala Mendoza, en el teatro y en el cine de Miller hay, por encima de todo, una poética importante; y su obra es realismo, no es naturalismo, pero tiene un componente de tragedia griega y de melodrama, al tiempo que es muy marcado su componente poético".

"He tenido la gran suerte de tener un Loman", dice Gas de Jordi Boixaderas, actor de su confianza. En España se ha visto hacer este papel, entre otros, a Carlos Lemos y José Luis López Vázquez (en los montajes de José Tamayo) y a Pepe Sacristán. Fuera de nuestras fronteras, a Lee J. Cobb, Arthur Kennedy, Cameron Mitchell, George Scott, Harvey Keitel, Dustin Hoffman o John Malkovich.

"Cualquier persona que vive una vida de ficción totalmente alienada, a favor de un sistema que cuando ya no le sirve le arroja a la cuneta y encima no sabe qué lugar ocupa, ni sabe reaccionar y tener un compromiso consigo mismo, es hoy un Loman. Los encontramos por todas partes, no sólo a una edad en la que ya no se sirve para el engranaje, sino también en edades intermedias se dan estas deserciones", comenta el también director de Sweeney Todd, el montaje al que le llueven los premios.

El director, que ha respetado el espacio y el tiempo propuestos por Miller, dice que lo del aggiornamento es como abrir un melón: "Tan convencional puede ser una cosa como otra, creo que incluso podíamos hacerla más contemporánea respetando todo su origen", dice.

Gas quiere traer en la próxima temporada del Español al Bridge Project de Sam Mendes y además a Ian McKellen, al autor y director Wajdi Mouawad, a Declan Donnellan, Genet, Buero Vallejo, Alfonso Sastre, Angélica Liddel, al Teatre Lliure, además de cabaré y clásicos contemporáneos como Pinter, Ionesco, Dürrenmatt, Boris Vian... Y en la temporada 2010-2011, en principio la última de Gas, hacer una revisión del teatro español contemporáneo.

Muerte de un viajante se estrena en el teatro Español el miércoles 10 de junio. Estará en cartel hasta el 2 de agosto. De 4 a 22 euros.

Mario Gas, ayer en el teatro Español.
Mario Gas, ayer en el teatro Español.BERNARDO PÉREZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción