25ª Reunión del Círculo de Economía

Salgado esquiva la reforma laboral

El presidente del Círculo de Economía alerta de que la rigidez del mercado de trabajo frenará la recuperación - Alemany exige al Gobierno coraje para tomar medidas contra la crisis pese a su coste electoral

"Hay otras reformas más urgentes", zanjó a su llegada, en alusión a la reforma laboral. El estreno con el empresariado catalán de la vicepresidenta económica y ministra de Economía, Elena Salgado, pasó de puntillas sobre uno de los temas calientes más ampliamente debatidos por académicos, empresarios y políticos durante los casi tres días de la 25ª Reunión del Círculo de Economía en Sitges, centrada en cómo espolear la recuperación de la economía.

Escudada en que cualquier cambio depende de "la voluntad de los agentes sociales" y "no del Gobierno", Salgado esquivó la cuestión y se explayó en vender al auditorio un cambio de modelo económico basado en la energía verde, la innovación permanente, la internacionalización, las menores trabas administrativas y un sector financiero fuerte y mejor regulado.

La ministra insta a un cambio de modelo económico más "sostenible"
Salgado: "Los problemas de las 'pymes' son de corto plazo"

De "mundo feliz" calificó más de un empresario presente en Sitges la intervención de la ministra, que prometió "un crecimiento más equilibrado y sostenible" e insistió en que el nuevo fondo de 5.000 millones de euros del Gobierno irá, esta vez sí, a favorecer las actividades productivas. Fue como admitir que con el anterior fondo local, de 8.000 millones, no se dio ningún paso en esa dirección, más allá de poner paños calientes al desempleo. Para acompañar ese cambio habrá algún otro "estímulo fiscal selectivo", no detallado.

De poco sirvió que, en su mensaje de clausura de las jornadas de Sitges, el presidente del Círculo de Economía, Salvador Alemany, invitara a la ministra a entrar en materia al trasladarle el mensaje de que la "rigidez" con que funciona el mercado laboral español "puede frenar seriamente la recuperación y dificultar" la consolidación de España "entre las economías más avanzadas", pese a reconocer que no es la causa de la crisis. A las puertas de las elecciones europeas, tampoco sirvió que la institución reclamara "coraje" al Gobierno para acometer "reformas de fondo" sin pensar en el rédito electoral a corto plazo, ni que Alemany "lamentara" que se se haya desoído el llamamiento de la institución a "un gran acuerdo político y social" para encauzar y facilitar la salida de la crisis, reivindicación que, por cierto, ayer fue renovada en Sitges. "En su ausencia", piden los empresarios, el Gobierno "debe asumir el riesgo de las decisiones". Entre los cambios reclamados por el Círculo de Economía figuran eliminar la discriminación entre contratos temporales y fijos, el fomento de más inversiones para formar a trabajadores y dotar a las empresas de "mejores mecanismos para afrontar procesos de reestructuración".

En el aire quedaron propuestas como las de alargar la vida laboral, reformar el sistema de pensiones o superar la rigidez de la negociación colectiva -con acuerdos singulares entre las empresas y sus plantillas- que la vigilia había formulado el presidente de la Generalitat, José Montilla.

La apuesta por la productividad, señaló la vicepresidenta segunda, requiere "un marco laboral basado en la estabilidad del empleo y la inversión en capital humano", y reducir la temporalidad, una música con la que el Círculo de Economía está de acuerdo.La sucesión de planes y medidas que implican un importante gasto público sin lo que los empresarios consideran "rigurosos criterios de selectividad" fue objeto de otra advertencia del Círculo, que llamó a "recordar el valor de la disciplina fiscal". El Gobierno debe fijar su objetivo de gasto y de déficit antes de fin de junio, en el marco de una revisión del cuadro macroeconómico. Salgado aseguró que en 2012 se constatará la reconducción del déficit: "El Gobierno está comprometido con el Pacto de Estabilidad" de la UE.

España cerrará este año con un déficit superior al 9%, frente al tope del 3% de ese pacto.

Tras su batería de reivindicaciones, el presidente del Círculo también entonó un mea culpa. Salvador Alemany admitió la "falta de ambición empresarial para superar las reticencias a la pérdida del control de las empresas", uno de los malos endémicos del tejido industrial catalán.

Reconoció que la demografía empresarial -en la que el número de grandes empresas brilla por su ausencia- es una "carencia que está pasando factura", puesto que "limita seriamente las posibilidades de competir en mercados globales".

Apostar por una mayor dimensión empresarial es, para Alemany, una "ineludible responsabilidad esencialmente privada", aunque pidió "una actuación de apoyo desde los poderes públicos, a través de medidas de incentivo fiscal" que lo faciliten.

Pero para el crecimiento es condición necesaria el acceso a los recursos financieros. También para salir de la crisis y aflojar el estrangulamiento que sufren muchas pequeñas y medianas empresas por falta de liquidez, tal como recordó el presidente de Pimec, Josep González, a la vicepresidenta. Salgado reconoció que el Instituo de Crédito Oficial (ICO) "debe mejorar su funcionamiento y poder agilizar la llegada de dinero a las empresas. Es verdad que hay varias líneas del ICO que se utilizan en un porcentaje muy bajo. Algo no estamos haciendo bien cuando los recursos tardan en llegar", admitió la ministra.

Pero aportó un dato que algunos pondrán en la cesta de los brotes verdes: "En mayo se ha duplicado el número de operaciones con relación a todas las hechas hasta ahora. Creemos que ahora sí tenemos las claves para que los recursos lleguen a las empresas", sonrió. "Pero lo importante es que nuestro sistema financiero sea sólido. Ésta es nuestra prioridad, los problemas de las pymes son de corto plazo", zanjó la ministra.

JORDI OLIVERAS. Oliveras Coll & Associats

"Yo creo que sí hemos tocado fondo. Lo veo en el comportamiento de la gente: cuando alguien empieza a hablar de brotes verdes es que piensa que no vamos a seguir cayendo. La única salida de esta crisis, a falta de señales, referentes y termómetros de otras crisis, es generar confianza. Y no sólo hablo de soluciones colectivas, sino de actitudes personales".

MIGUEL ÁNGEL FRAILE. Confederación de Comercio

"El comercio es un claro termómetro de la situación económica y sí notamos un ligero cambio de tendencia en el comportamiento del consumidor, a mejor. El consumidor es muy sensible al estado de ánimo general y a los mensajes que se lanzan. Parece que se ha frenado la caída del consumo, aunque, sin duda, persistirá un consumo más racional frente al hiperconsumismo que había".

FELIU FORMOSA. Caixa Manresa

"Demasiados brotes verdes no veo, la verdad. Pero sí buenas raíces que quizás brotarán cuando llegue la próxima primavera. ¿Qué raíces? Bueno, las empresas llevan algún tiempo invirtiendo en la mejora de procesos productivos y eso acabará por dar sus frutos. Pero de momento lo único que vemos es una disminución en el ritmo de la caída de la curva, nada más".

CARMEN MUR. Manpower

"Nuestro sector es uno de los primeros en notar los cambios: en el último trimestre de 2007, cuando todavía no se hablaba de crisis, ya notamos una desaceleración. Confío en que seremos los primeros en salir de la crisis cuando la economía remonte. Hoy es difícil hablar de brotes verdes, estoy convencida de que en septiembre volveremos a ver otra caída de la actividad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 31 de mayo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50