Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tregua en la fórmula 1

Los equipos se inscriben para el próximo Mundial, pero seguirán negociando con la FIA y piden un nuevo Acuerdo de la Concordia

La guerra entre la Asociación de Equipos de Fórmula 1 (FOTA) y la Federación Internacional del Automóvil (FIA) no ha concluido todavía. Sin embargo, ayer las nueve escuderías integradas en la FOTA decidieron firmar su inscripción para el Mundial de F-1 de 2010, pocas horas antes de que se cerrara el plazo. Williams, escindido de la FOTA, había firmado la semana pasada.

Aparentemente, Max Mosley, presidente de la FIA, se salió con la suya. Los equipos habían amenazado con no presentarse si la FIA no aumentaba el límite salarial fijado para la próxima temporada en 45 millones de euros. Finalmente sí se inscribieron, pero dejaron muy claro que no se había producido ninguna renuncia argumental. Firmaron simplemente para asegurarse una plaza para el próximo campeonato, si antes del día 12 de junio, cuando la FIA ha de dar la lista definitiva, se han aceptado sus condiciones.

Las escuderías pretenden llegar al límite propuesto de manera progresiva

A algo han renunciado. Lo cual indica un acercamiento. En su última reunión, esta misma semana en Londres, la FOTA acordó no rechazar de llano el límite presupuestario propuesto por Max Mosley, sino llegar a él de una forma progresiva: 100 millones en 2010 y los 45 en 2011 o 2012. A cambio, adquirieron el compromiso de ayudar técnicamente a los nuevos equipos, para que puedan acercar sus presupuestos a los límites previstos por Mosley. Sin embargo, en una cosa se mantienen absolutamente intransigentes: no aceptan un doble reglamento para pobres y ricos en el mismo campeonato.

"El Acuerdo de la Concordia debe ser firmado por todas las partes antes del 12 de junio; después, los equipos de la FOTA se comprometerán a competir hasta 2012", especifica la FOTA en un comunicado. "La renovación de este pacto aportará seguridad para el futuro, uniendo a las distintas partes a través de una relación formal que asegurará la estabilidad. Las bases reglamentarias para 2010 deben ser las mismas que las de 2009, modificadas con las propuestas que la FOTA mandó a la FIA [aceptan que no haya repostajes durante la carrera y poco más]", añade.

Mientras esperan la respuesta final de la FIA y de Bernie Ecclestone, otras seis escuderías se han inscrito también con la intención de luchar por las tres plazas que se incorporarán a la parrilla a partir de 2010: serán un total de 13 escuderías. Entre ellas destacan dos equipos españoles: Adrián Campos-Meta 1, y Epsilon, de Joan Villadelprat. "Aunque nos hubiéramos inscrito, eso no significaría que estuviéramos en la parrilla", indicó Villadelprat. "Insisto en que quedan algunos flecos y hasta que no se resuelvan no hablaré de este tema". Entre los aspirantes están también Litespeed, equipo del ingeniero de F-1 Mike Gascoyne; Prodrive, del ex director de BAR, David Richards, que competiría con Aston Martin a partir de 2011; Lola, ex equipo de F-1, actualmente compitiendo en pruebas de Le Mans Series; y USA GP, un equipo americano promocionado por Peter Windsor con gente procedente de la Nascar.

La FIA hará públicos los equipos que compondrán la parrilla para 2010 el 12 de junio. Sólo entonces se formalizarán las inscripciones y los equipos deberán desembolsar 340.000 euros. Pero la FOTA ya ha advertido que sólo seguirán adelante si se aceptan sus condiciones y son admitidas las nueve escuderías que la componen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 2009