Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos reunidos alrededor de Victoria

Los duques de Lugo posan con su hija el día de la primera comunión de la niña

Victoria Marichalar Borbón hizo ayer su primera comunión en la iglesia de San Pedro Mártir del teologado de los Padres Dominicos de Alcobendas (Madrid), junto a 19 compañeros de colegio, el San Patricio. Sus padres, que desde noviembre de 2007 están separados en lo que la Casa del Rey ha definido como un "cese temporal de la convivencia", se reunieron por primera vez en un acto público para acompañar a la pequeña. Y junto a ellos, los reyes de España, los duques de Palma de Mallorca y sus hijos Juan y Pablo; así como varios integrantes de la familia Marichalar. Fue un encuentro entre ambas familias muy educado pero frío y en algunos momentos algo tenso. Los medios de comunicación sólo tuvieron acceso al patio que da entrada al templo y allí lo que se vio fue la enorme distancia que separa en estos momentos a los duques de Lugo.

Doña Elena llegó la primera en un coche con sus dos hijos: Felipe y Victoria. La niña, protagonista de la ceremonia y que cumplirá nueve años el 9 de septiembre, vestía un traje blanco de jaretas y se adornaba la melena con una sencilla diadema. Iba muy seria y se mostraba algo tímida ante tantas cámaras. Su madre sonreía levemente.

Cuando la Infanta llegó al lugar ya estaba en el patio exterior de la iglesia Jaime de Marichalar, que apareció dando el brazo a su madre, Concepción Sáenz de Tejada; ambos con gafas de sol y muy tensos. La Infanta y sus dos hijos pasaron a escasos metros de donde estaban ellos y no se detuvieron. Eso sí, minutos después el pequeño Felipe abandonó el templo, donde permanecían su madre y hermana preparándose para el inicio de la misa, y se dirigió a saludar a su padre y a su abuela. Felipe había recibido la primera comunión hace dos años en esa misma iglesia, diseñada por el arquitecto Miguel Fisac.

Los duques de Lugo, los Reyes y Concepción Sáenz de Tejada se sentaron juntos en un banco posterior a los niños que hacían ayer su primera comunión.

La familia posó alrededor de Victoria una hora después, cuando concluyó la ceremonia. Sus padres, esta vez sí, posaron junto a ella. Doña Elena, más sonriente que Marichalar. Y doña Sofía, más que don Juan Carlos, que tomó de las orejas a Pablo Urdangarín, el nieto que más se le parece físicamente. Pablo hizo la comunión con su hermano mayor, Juan, el pasado sábado en Barcelona. Ese día estuvo toda la familia real. Ayer se ausentaron los príncipes de Asturias, que se encuentran de viaje oficial en Colombia. Don Felipe es el padrino de Victoria, que fue amadrinada por Ana Marichalar, hermana de su padre, presente en la iglesia.

Tras las fotos de familia, hubo celebración íntima en el palacio de la Zarzuela, del que salió a toda prisa don Juan Carlos para asistir a la final de la Liga de Campeones, que anoche jugaron el Barcelona y el Manchester en Roma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 2009