'Flash back' hacia el auge burgués

Una muestra evoca el mundo familiar y social del promotor de la Exposición de 1909

La inspiración de Thomas Mann es evidente. No en balde los dos comisarios, Justo Serna y Anaclet Pons, son historiadores y también grandes lectores. Por eso, los Buddenbrook, que encarnaron en la novela del escritor alemán el auge de la burguesía europea en un contexto de modernización y progreso desencadenado a finales del siglo XIX, planean sobre los Trénor, protagonistas de la muestra que, bajo el título La Exposición de una gran familia burguesa, abrirá hoy sus puertas en el edificio de La Nau, de la Universitat de Valencia.

A partir de la figura de Tomás Trénor Palavicino, que fue el promotor de la Exposición Regional de 1909, cuyo centenario se conmemora, se articula un flash back en cinco etapas. La primera se centra en la identificación entre Trénor y la Exposición, una empresa que pretendió poner Valencia en la senda de la modernidad y que le acabó costando una fortuna a su impulsor. La segunda, titulada "la ciudad elegante" se acerca a los espacios, las calles y las plazas que reflejaron el empuje hacia la renovación urbana en el cambio de siglo. La tercera parte es La casa Trénor, centrada en los objetos, muebles, libros, joyas y vajillas de la primera residencia familiar en el Trinquete de Caballeros. La cuarta, Trénor i Cía, reconstruye el mundo de los negocios, la industria y el comercio que convirtieron aquella dinastía en una de las más emprendedoras de la época. Finalmente, la quinta viaja de Valencia a Limerick, en Irlanda, donde tenía las raíces Thomas Trenor, abuelo de quien llegaría a ser Marqués del Turia, un personaje que se instaló en los años veinte del siglo XIX en Valencia, donde empezó a desarrollar negocios que abarcarían desde la pasa en Dénia a las hilaturas en Vinalesa, pasando por importaciones y exportaciones de todo tipo.

"Fue una dinastía industrial y comercial importante", precisa Justo Serna, que explica cómo se han buscado textos de la época para cada sección y también música del siglo XIX no excesivamente conocida para acompañar la muestra, con la intención de destacar el cosmopolitismo de unos personajes a la altura de su tiempo. "Tampoco se trata de idealizarlos", puntualiza, "pero en el contexto de la burguesía local eran una cosa muy digna, muy europea".

Un coche y una tartana de la muestra <i>Trénor, la exposición de una gran familia burguesa</i>, se exhiben en el claustro de La Nau.
Un coche y una tartana de la muestra <i>Trénor, la exposición de una gran familia burguesa</i>, se exhiben en el claustro de La Nau.MÒNICA TORRES

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 26 de mayo de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50