Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANDRÉS INIESTA | Centrocampista del Barcelona | Faltan dos días para la final de la Liga de Campeones

"Quiero más, siempre quiero más"

"Hablamos cuando pase Valencia y se decida la Liga", citó Andrés Iniesta (Fuentealbilla, Albacete; 1984) camino de Londres. Luego, marcó el gol que clasificó al Barça para la final de la Champions y días después se le rompió el séptum de tanto usarlo. En el club azulgrana los lesionados no hablan. Pero Iniesta no deja colgado a nadie. Acaba de celebrar en el Camp Nou los dos trofeos ya ganados y tiene diez minutos.

Pregunta. ¿Qué tal la lesión?

Respuesta. Trabajando. Me di cuenta de que me rompí lo justo, de que, si trabajaba mucho, llegaría a la final. En eso estoy.

P. El estadio ha coreado su nombre. ¿En qué pensaba?

R. En mi madre. Seguro que se ha puesto a llorar. Siempre llora. En el fondo... En la vida hay trofeos y títulos, pero demostraciones de cariño como ésa valen por cien copas. Este año, el día del Sevilla... ¡Uff! Cuando me cambiaron, la ovación fue espectacular, como el día después del Chelsea: ¡no había empezado el partido!

"Me importa un bledo no ser mediático. Tengo el respeto de muchísima gente"

No es necesario enumerar los talentos de Andrés. Viéndole jugar, se descubren

MÁS INFORMACIÓN

P. El Barça está en la final de Roma por un gol suyo y en la de París fue suplente. ¿Le debe el fútbol esta final?

R. Me la debo a mí mismo y a la gente que me quiere. El día del Chelsea fue uno de los momentos más importantes de mi vida. No es que sea más feliz, que sonría más que antes, pero me ha marcado la vida: fue algo increíble. A veces juegas al fútbol y haces feliz a mucha gente. Eso es bonito.

P. Para bonito, el juego del Barça. Habrá disfrutado...

R. Sí, salta a la vista que disfrutamos jugando y la gente se lo ha vuelto a pasar bien, vuelve a estar orgullosa de ser del Barça. Venimos de dos años muy duros.

P. Después del doblete, da la sensación de que, si se pierde en Roma, no pasa nada

R. Sí que pasa. Hemos hecho un trabajo muy bueno y nos quedan 90 putos minutos. Podemos hacer historia, ganar al campeón viniendo de la fase previa... Sí pasa, sí...

P. Después de la Eurocopa, Liga, Copa, Roma... ¿Lo esperaba?

R. Tenía muchísima confianza. No sabía si ganaríamos, pero sabía que pelearíamos por todo. Estaba convencido. Sabía que el trabajo y las cosas se iban a hacer bien. Ha acompañado todo y estamos en una situación inmejorable, nunca vista.

P. ¿Con qué se queda?

R. Difícil escoger... Con los momentos de equipo, la cena del otro día, el ambiente entre la gente... No hace falta ser superamigos para respetarse. Era algo que necesitábamos porque el fútbol te lleva a situaciones de las que debes aprender para no repetirlas.

P. ¿Se acuerda del día que conoció a Pep Guardiola?

R. Claro. Tenía 14 años. Me felicitó y me animó a seguir para llegar al primer equipo. ¡Quién me iba a decir que coincidiría con él de entrenador! Tener a Pep es un regalo que me ha dado la vida. Le tuve de referente y ahora de entrenador, ¡ya me dirá!

P. ¿Qué les ha dado?

R. Todo. No olvidemos de donde veníamos. Si no es el único responsable, es casi el mayor responsable de todo este cambio.

P. ¿En qué ha cambiado su juego desde la Eurocopa?

R. Cada año vas cogiendo más experiencia. Me he notado con muchísima confianza. Luis [Aragonés] me dio una confianza tremenda. Me quité un peso de encima. Supe que podía hacer cosas importantes.

P. ¿Es más valiente? ¿Por eso chutó en Londres?

R. Tengo más confianza, me atrevo a más cosas. He seguido la línea ascendente que me exijo cada año. No me refiero a títulos. Ha habido años en que la temporada ha sido buena, he jugado mucho... Lo que me gusta es llegar al final de la temporada y decirme: "He mejorado". Eso es lo importante. Al menos, para mí. Porque quiero más, siempre quiero más.

P. ¿Por qué no es mediático?

R. Lo deciden los medios. Me da igual. En el campo tengo el respeto de muchísima gente, me lo he ganado. Si no alcanza para ser mediático, me importa un bledo.

P. ¿Y el United?

R. Es el actual campeón, uno de los mejores, pero no me asusta. Le tengo el mismo respeto que ellos a nosotros. Son 90 putos minutos y podemos ganar lo que nunca ha ganado nadie. Eso solo me genera ilusión. Hemos de estar preparados para sufrir. Es una ocasión para la historia. Firmo ganar por penaltis.

P. ¿Intuye un partido abierto o como si fuera contra el Chelsea?

R. Las finales no suelen ser tácticas. Podemos pensar en mil cosas y en el minuto dos se puede romper todo. El United puede jugar como el Chelsea. Estaría cómodo. En ese caso, hay que llegar más rápido para tener opciones con mayor claridad. Lo que más valoro es cómo trabajan Rooney, Tévez, Scholes... ¡Rooney jugó de lateral izquierdo contra nosotros! Para ganar una final al Manchester no puedes cometer ningún error. Tiene tanta pegada que...

P. "Miro a Messi y pienso que no nos puede pasar nada malo", dice un compañero suyo.

R. Verle a tu lado da cierta tranquilidad. Sabes que la va a liar en cualquier momento. Es el mejor. Es lo que tiene.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de mayo de 2009