Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las elevadas pérdidas de British enfrían su fusión con Iberia

La aerolínea británica tuvo números rojos de 408 millones

Ni dividendo ni fusión con Iberia en el futuro inmediato. British Airways (BA) anunció ayer unas pérdidas netas de 358 millones de libras (408,86 millones de euros) en el último año fiscal, que terminó el 31 de marzo, frente a los beneficios de 726 millones de libras (824 millones de euros) que alcanzó el ejercicio anterior. Se trata del peor resultado desde 2001-2002, cuando la crisis por los atentados del 11-S llevaron a unas pérdidas antes de impuestos de 200 millones de libras, la mitad que este año (401 millones).

Con estos datos sobre la mesa, el primer ejecutivo de la aerolínea, Willie Walsh, confirmó que las negociaciones para la fusión con Iberia, de cuyo anuncio se cumple un año a final de julio, van para largo. Walsh dijo que si bien el proceso continúa y es optimista respecto a su resultado, aún llevará "varios meses". Iberia, por su parte, renuncia a dar un calendario, aunque asume que la unión de ambas compañías no se producirá el mes que viene. Ambas compañías consideran que ahora su objetivo prioritario es abordar los ajustes para torear la caída de ingresos.

El déficit de los fondos de pensiones asciende a 1.370 millones

En ese aspecto, British destaca que los ha aumentado un 2,7%, pese a la caída del tráfico, aunque sí han bajado en el último trimestre. El coste del combustible se ha disparado un 44%. Con un entorno "sin signos de recuperación", BA confía en recortar ese gasto este año para mejorar el resultado. Al cierre de la Bolsa, las acciones de BA habían caído un 3,75%, hasta las 156,7 libras.

Además de las dificultades para acordar la ecuación de canje y el gobierno corporativo de la entidad resultante de la fusión, un escollo importante en el matrimonio es el déficit de los fondos de pensiones de la británica.

La revisión financiera (que se realiza anualmente) del valor de los activos sitúa el déficit de los fondos en casi 1.200 millones de libras. El último dato de la revisión actuarial (que se realiza cada tres años y se publicará en septiembre próximo) alcanzaba los 1.700 millones. British admite que si los mercados financieros se siguen deteriorando, se puede incrementar el déficit y poner en riesgo la capacidad de la compañía para cumplir sus obligaciones en ese terreno. Los costes financieros relacionados con las pensiones ascienden en el próximo año fiscal a 180 millones de libras.

Los recortes de capacidad (una rebaja de la oferta del 3,4% en el último trimestre) y de empleo (2.500 trabajadores menos desde el pasado verano) continuarán. Se aparcarán 16 aviones (ocho Boeing 747-400 y ocho Boeing 757) para reducir otro 4% la capacidad el próximo invierno y se negocian recortes de jornada y congelaciones salariales. Para tratar de dar ejemplo, Walsh, que cobra 840.000 euros al año anunció ayer que trabajará sin sueldo en julio. "No es un montaje", aclaró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de mayo de 2009