Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo obliga a repetir un juicio contra los Latin King

El tribunal estima que se debió identificar a los testigos protegidos

¿Puede ser condenada una persona sólo con las declaraciones de testigos de los que no se facilita su identidad, ni siquiera a la defensa? El Tribunal Supremo entiende que no, por lo que ha anulado una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid en la que se condenaba por asociación ilícita a nueve supuestos integrantes de la banda juvenil violenta de los Latin King. El Alto Tribunal obliga a que se repita el juicio en la Audiencia, pero en una sala distinta y con magistrados diferentes, ya que se ha vulnerado el principio de presunción de inocencia de los imputados.

La sentencia que ha anulado ahora el Tribunal Supremo fue dictada el 14 de junio de 2007. Condenaba a los nueve acusados a penas que oscilaban entre un año y seis meses a tres años, según el grado de implicación en la asociación violenta. Uno de los condenados con mayor pena fue el supuesto jefe de la llamada Sagrada Tribu América Spain (STAS, la sección de los Latin King en Collado Villalba), Eric Javier Velastegui Jara, conocido con el apodo de King Wolverine.

A los declarantes se les distorsionó la voz para que no se les reconociera

El fallo del Tribunal Supremo recuerda que el conocimiento de la identidad de los testigos es fundamental para que se pueda decidir sobre la culpabilidad o la inocencia del acusado. "Los Latin King eran una organización en la que eran evidentes las discrepancias entre las personas que asumieron responsabilidades orgánicas. Por tanto, conocer las identidades de los testigos podía ser relevante para poner al descubierto eventuales animosidades que cuestionen la credibilidad del testigo", relata el Supremo en su fallo.

Los magistrados del alto tribunal obligan a repetir el juicio porque sus homólogos de la Audiencia Provincial obviaron las dificultades de la defensa. "E incluso, según el acta del juicio, a los testigos protegidos les hicieron declarar bajo condiciones que distorsionaran la voz", añade el fallo.

El atestado que hizo la Guardia Civil tampoco resultó suficiente para imputar a los Latin King: "La extensa información aportada, o bien resulta meramente afirmada, o bien tiene un contenido inocuo". Según el Supremo, los agentes del instituto armado deberían haber comprobado si lo que decían los testigos, en los que basaron su informe, era cierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 2009