Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancos de EE UU quieren devolver los fondos públicos

Goldman Sachs, Morgan y JP Morgan recibieron 33.000 millones de euros

Nueva York

El contribuyente estadounidense está a punto de recuperar buena parte del dinero que salió de sus bolsillos para resucitar a la banca del infarto de Lehman Brothers. Goldman Sachs, JPMor-gan Chase y Morgan Stanley han solicitado al Departamento del Tesoro y la Reserva Federal autorización para devolver cuanto antes el efectivo inyectado del fondo de estabilidad financiera.

JPMorgan Chase tomó prestado en octubre 25.000 millones de dólares (18.382 millones de euros), mientras que Goldman Sachs y Morgan Stanley recibieron 10.000 millones cada una. En total, casi 33.000 millones de euros. Tim Geithner, secretario del Tesoro, dijo el lunes que el paciente está estable y que si los bancos pueden sobrevivir sin su ayuda, entonces tomará con gusto el dinero de vuelta.

El banco central planea autorizar los reembolsos en las próximas semanas

Pero los reguladores quieren garantizar antes de aceptar la restitución que el sistema está sano y advierten de que aún queda tiempo para que la economía se recupere. Los ejecutivos de las firmas cotizadas en Wall Street no lo ven posible hasta mediados de 2010. Y habrá baches en el camino, como mostró la caída del 12,8% en las nuevas construcciones de viviendas en abril, hasta el nivel más bajo desde 1959.

La Reserva Federal, el banco central, puede autorizar los primeros reembolsos en las próximas semanas. Antes quiere estar segura de que las firmas tienen capital para soportar un nuevo deterioro en el ciclo, para no someter así al sistema a más estrés. Y necesita un arma para que los bancos mantengan bajos los tipos de interés en los préstamos a consumidores y empresas.

Con el resultado de las pruebas de resistencia en la mano, los bancos quieren devolver el dinero público para escapar del escrutinio de Washington, en especial en las remuneraciones a los ejecutivos. Geithner pidió tranquilidad, al decir que la responsabilidad de la Casa Blanca no debe ser la de poner techo a los sueldos, porque eso es algo que debería corresponder a los accionistas.

Ese dinero, sin embargo, será de gran utilidad para ayudar a los bancos locales, hasta ahora excluidos del plan de rescate financiero. Se calcula que esas entidades necesitan unos 25.000 millones de dólares (18.350 millones de euros) para compensar las pérdidas que acumularán en sus cuentas por la contracción del mercado inmobiliario y la morosidad en el pago de la deuda, que está a niveles récord.

American Express puede estar también en esta primera ola de devoluciones. La empresa emisora de tarjetas de crédito, que recibió 3.400 millones, acaba de anunciar un plan para recortar costes, que le llevará a despedir a 4.000 empleados, el equivalente al 6% de la plantilla. US Bancorp, Capital One y BB&T también están dando pasos para devolver el dinero público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de mayo de 2009