Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susan Sarandon se apunta a la moda del pimpón

La actriz abre un club de tenis de mesa en Nueva York

Resulta que lo más chic de la temporada de primavera en Nueva York es el pimpón. China puede haberle dado renombre a este deporte de raqueta y mesa, pero la élite cultural y fashion neoyorquina le ha dado estilo y glamour. La última en apuntarse a la moda es la actriz Susan Sarandon, que ha invertido parte de sus ahorros en un club-bar de tenis de mesa llamado Spin New York, que el lunes reunió a sus socios fundadores para celebrar su nacimiento. El club abrirá oficialmente sus puertas el próximo sábado.

Sarandon confesó el pasado otoño al diario The New York Times que le había cogido gusto a este deporte a través de su hijo Miles, de 17 años. "Descubrí gracias a él, el pimpón y a toda esa gente que se lo toma tan en serio", dijo. "Trabajé con Ed Norton, que es tan apasionado de este deporte, que se entrenó en China mientras estaba rodando una película allí".

El precio está a la altura de un local tan elitista. Los socios pagan 370 euros anuales para poder acudir asiduamente a este club donde pueden jugar al pimpón mientras se deleitan con cócteles. El alquiler de las mesas cuesta entre 12 y 22 euros por hora. Aunque el local está abierto a todo el mundo, cerrará sus puertas semanalmente para albergar exclusivamente a socios. Los dueños de este bar son Frank Raharinosy, Jonathan Bricklin y Bill Mack, tres jóvenes amigos que trabajan en la producción y están fascinados por este deporte.

Estos tres forofos del pimpón son, a su vez, los organizadores de las fiestas Naked Ping Pong, unos célebres torneos que han atraído la atención de todo tipo de estrellas del cine, el arte y los medios. La supermodelo Veronica Webb es una asidua. Se dice que este deporte también atrajo la atención de los actores Ed Norton, Matthew Broderick y Owen Wilson y del escritor Salman Rushdie.

Estas fiestas son ya leyendas del culto nocturno de la Gran Manzana. Sus tres organizadores las convirtieron en un lugar de peregrinaje obligado para todos aquellos que quieren ser algo en la noche de Manhattan. Entre sus sueños está formar parte del equipo olímpico de 2012 y grabar un documental sobre este deporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de mayo de 2009