Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP arrebata Benalmádena al PSOE con el voto de tránsfugas

Los populares se hacen con la alcaldía pese a tener sólo cuatro concejales

"No estaba dispuesta a ser una concejal de segunda". Con esta simpleza, la concejal Mari Carmen Romero explicó ayer la razón de una decisión de tanto alcance como propiciar un cambio de alcalde. La edil, que formó dos años parte de la coalición que ha sostenido en la alcaldía de Benalmádena al socialista Javier Carnero, votó ayer la moción de censura contra éste y la invesditura de Enrique Moya, del PP, en un pleno que deja heridas abiertas.

Los portavoces de los distintos grupos se cruzaron cargas de profundidad en una sesión con gran expectación que fue seguida en pantallas en las puertas del Ayuntamiento por unas 400 personas que jalearon las intervenciones. Los firmantes de la moción de censura se habían quejado en las vísperas de coacciones y amenazas y pidieron protección policial para el pleno.

El ex alcalde acusa al nuevo gobierno de "hurtar la voluntad popular"

IU: "Son mujeres y hombres sin escrúpulos que han asaltado el poder"

El PP ha logrado así arrebatar al PSOE la alcaldía más significativa que obtuvo en las elecciones municipales de 2007 en la provincia de Málaga, y para ello ha tenido que conformar una amalgama con independientes y tránsfugas a la que sólo aporta cuatro de los 13 concejales coaligados. El Grupo Independiente de Benalmádena (GIB) suma otros cuatro; dos Iniciativa Democrática de Benalmádena (IDB); otro Movimiento por Benalmádena (MpB) que también formó parte del gobierno derrocado; un edil no adscrito, y la tránsfuga.Pese a ser interrogada y acusada en las intervenciones de los portavoces del gobierno derrocado, Mari Carmen Romero se limitó a votar sin explicar su posición en el pleno. Especialmente dura fue la sospecha vertida por el que hasta ahora ha sido su compañero de grupo político y del que es primo hermano, Francisco Salido, quien le dijo: "Ha olvidado los principios éticos y morales que entonces defendía [cuando pactó con PSOE e IU tras las elecciones de 2007]. Sin ser malpensado, pero sí realista, he de decir que esta situación me lleva a pensar que existe una promesa que sin poder asegurar que sea económica, le lleva a cambiar".

También la portavoz de IU, Elena Benítez, se dirigió a la edil recordándole que fue ella quien dijo que el PP le había ofrecido dinero para que rompiera el equipo de gobierno hace dos años. "Podemos preguntarnos cómo la han convencido ahora", espetó. Y al PP le preguntó cómo se entiende que vayan a gobernar con quien "les ha tratado de sinvergüenzas y de corruptos".

Después, no en el pleno, sino ante la prensa, Romero replicó a su ex compañero. "Si tiene alguna sospecha, le invito a que acuda a la fiscalía, que es lo que tiene que hacer en vez de mandarme mensajes que coaccionen y amedrenten mi voluntad", dijo. Y volvió a hablar de sus razones, aunque sin mucha profusión: "Aquí no había un gobierno, sino un desgobierno, con 13 reinos de taifas y concejales de primera y de segunda, y yo no quería ser una concejal de segunda".

Todos los grupos políticos emplearon un tono muy duro en el pleno, especialmente los que formaban el gobierno derrocado, PSOE (7), IU (3) y Grupo Mixto (2). El ex alcalde, Javier Carnero, dijo estar decepcionado porque su cese no se produce por decisión popular o por el descontento de la ciudadanía, sino por "la maniobra egoísta de partidos oportunistas cuyo único interés es el afán de poder". Carnero acusó a los firmantes de una moción de censura que tachó de "cobarde" de "usurpar el poder" y "hurtar la voluntad popular" que en las elecciones de 2007 apostó por el cambio. Carnero recordó que Moya fue teniente de alcalde con Enrique Bolín, gobierno que "dilapidó" 73 millones de patrimonio público, dejó una deuda de 260 millones y un urbanismo caótico.

También la portavoz de IU, Elena Benítez, insistió en la corresponsabilidad que el nuevo equipo tiene en la gestión de Bolín -además de Moya, hay cinco ediles que forman o han formado parte del GIB- que ha dado origen a numerosos procedimientos judiciales.

Benítez fue muy dura y aseguró que los firmantes de la moción de censura son "mujeres y hombres sin escrúpulos que han asaltado el poder", sin honestidad ni dignidad, y que la operación política pactada por los 13 ediles es "un atropello a la decencia".

También llamó la atención sobre la contradicción de Jesús Fortes, concejal de Iniciativa Democrática de Benalmádena (IDB) que se fue del PP, del que había sido candidato en 2003, cuando en 2007 fichó a Moya, y tachó de "estafa electoral" la alianza entre el PP y el partido de Bolín. Fortes, que será concejal de Urbanismo, dio carpetazo al asunto diciendo que "ya no están los responsables del "desastre de 2007", en alusión al ex presidente provincial del PP, Joaquín Ramírez, y al ex alcalde Bolín, que gobernó 28 años en tres fases distintas, la última entre 1995 y 2007.

El PSOE informó ayer de que denunciará la moción de censura de Benalmádena en la Mesa Antitransfuguismo. El nuevo alcalde invitó a los socialistas a que sean coherentes, porque en Vélez Málaga hace un año pusieron una moción de censura que arrebató la alcaldía al PP, "y entonces todo era muy santo, perfecto". En aquel caso no había tránsfugas.

Moya justificó la moción de censura en que la situación de la ciudad era ya "insostenible" por la gestión de Carnero, al que acusó de haber caído en la tentación de "querer ser más importante que útil". "No ha sabido ser un líder", le espetó. "Gobernar en coalición requiere altas dosis de generosidad política. Todos los que firmamos la moción de censura hemos hecho gala de una gran generosidad, hemos enterrado las discrepancias del pasado, y gobernaremos sin sectarismos", aseveró.

Amalgama

- La mayoría que sostiene el nuevo gobierno de Benalmádena está formada por:

- Cuatro ediles del PP, tercer partido más votado en las elecciones de 2007.

- Cuatro concejales del Grupo Independiente de Benalmádena (GIB), partido del ex alcalde Enrique Bolín

- Dos concejales de Iniciativa Democrática por Benalmádena (IDB), fundado por Jesús Fortes, candidato por el PP en

2003.

- Un edil no adscrito procedente del GIB.

- El edil fundador de Movimiento por Benalmádena (MpB), que formó parte del gobierno tripartito de Carnero del que fue destituido tras ofrecerse al PP.

- La condejal Mari Carmen Romero, que logró su acta por MpB en 2007 y hasta ahora ha gobernado con PSOE e IU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 2009

Más información