Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amigos y autoridades despiden a Carlos Castilla del Pino en Córdoba

Carlos Castilla del Pino fue incinerado ayer en Córdoba. Momentos antes, más de 400 personas se despidieron del psiquiatra y escritor en una ceremonia civil en el Rectorado de la Universidad. Al acto acudieron familiares y amigos del académico, provenientes del mundo de la cultura, la ciencia y la política. El presidente de la Junta, Juan Antonio Griñán, colaboradores como el psiquiatra José María Valls, o el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña, entre otros, tomaron la palabra para recordar a Castilla del Pino. Durante la ceremonia, también se leyó un telegrama del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien calificó a Castilla como un hombre "patrimonio" de España que "liberó y sanó" la conciencia humana.

"Ha sido una referencia que ha marcado tantas cosas en tiempos difíciles"

Una de las intervenciones más emotivas fue la del presidente de la Real Academia Española (en la que Castilla del Pino ocupaba el sillón con la letra Q), Víctor García de la Concha. "Cuando ingresó en la Academia para sustituir a Camilo José Cela eligió como tema de su discurso una reflexión sobre la reflexión misma. Al oírlo deduje que era tan sabio en humanidades como experto en humanidad", dijo. "Dos años más tarde, pronunció una conferencia cuyo título, Arquitectura de la vida humana, se hacía realidad en sus palabras. Terminé de comprender que Carlos no tenía otro propósito que convertir la vida en biografía, en vida reflexionada y edificada en y por la palabra". García de la Concha recordó que, desde que ingresó en la Academia, hasta hace una semana, Carlos Castilla acudió todos los jueves a Madrid a las reuniones de la institución. "Cuando la enfermedad le dio el primer zarpazo, faltó un par de semanas a su cita habitual. Yo le escribí entonces una nota cariñosa: 'Te hemos puesto falta. Que no se repita'. Y es que necesitábamos a Carlos. Porque Carlos en la Academia es como si llevara muchísimos años".

Por su parte, la profesora de literatura de la Universidad de Barcelona Anna Caballé comparó a Castilla con un río "firme y fecundo como el Guadalquivir". "Estaba dotado con una capacidad de trabajo excepcional. Eso hizo que las aguas de su vida corrieran ricas y caudalosas". La ex ministra y actual presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso, Carmen Calvo, dijo que ella no era de las que estaba "triste". "Soy de las que están agradecidas. Agradecida a la existencia de Carlos y a la maravillosa fortuna de haber cruzado mi existencia y la de sus amigos con la suya propia". Por último, el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, recordó la dura experiencia que el franquismo supuso para Castilla del Pino, quien era "más que un hijo predilecto de Andalucía, ya que ha sido una referencia que ha marcado tantas cosas en tiempos tan difíciles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de mayo de 2009