Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán ordena a los consejeros suprimir un 5% de los altos cargos

Andalucía tiene 316 puestos directivos, de los que 112 son delegados provinciales

En el primer Consejo de Gobierno nada más tomar posesión, celebrado el pasado 24 de abril, los consejeros de la Junta recibieron dos recomendaciones del presidente andaluz, José Antonio Griñán: reducir los altos cargos y fichar a los mejores con independencia de su pertenencia o no al PSOE. El primer encargo ha sido desoído por los consejeros en las tres reuniones posteriores que se han celebrado desde entonces. Pero a la cuarta va a ir la vencida.

Ya no se trata de una recomendación para que hagan un esfuerzo por eliminar puestos directivos, el consejo de Griñán se ha transformado en una "instrucción", en "una consigna", es decir, en una orden, según reconocieron varios miembros del Ejecutivo consultados por este periódico. Todos la van a cumplir, pero alguno, muy a su pesar. La demanda de reducción de altos cargos es una petición recurrente del PP legislatura tras legislatura, pero ahora este argumento encuentra un eco mayor por la espectacular crisis económica. Andalucía cuenta con 316 altos cargos, de los que 112 son delegados provinciales. La reducción estará en torno a un 5% sobre el total.Los 15 miembros del Gobierno plantearon ayer en la reunión de viceconsejeros -el llamado consejillo- sus propuestas de nueva estructura de sus departamentos y el cese de al menos 15 personas (una por consejería), aunque esta cifra puede ser algo mayor, ya que habrá más de una baja en algunos departamentos. Presidencia va a eliminar el puesto de Dirección de la Oficina de Coordinación que ahora figura en dicha consejería. Es posible que en algunas consejerías se mantenga el número de altos cargos, pero será porque "la función que desempeñe tenga entidad suficiente", como dijo el pasado miércoles en el Parlamento el consejero de la Presidencia, Antonio Ávila.

Los decretos de estructura de las consejerías se aprobarán el martes

El presidente de la Junta, según fuentes de su entorno, no quiere que esta orden se entienda como una "regañina" a los miembros del Gobierno, pero lo cierto es que tanto Ávila, como el viceconsejero de la Presidencia, Antonio Lozano, han sido los encargados de transmitir con bastante firmeza que todos debían hacer propuestas de eliminación de altos ejecutivos y tenían como fecha tope la de ayer viernes. Los nuevos decretos de estructura se aprobarán en el Consejo de Gobierno del martes. En estas normas quedarán reflejadas las fusiones y cambios de nombres de algunos departamentos.

Los consejeros consultados por este periódico van a acatar disciplinadamente la orden que va a afectar sobre todo a direcciones generales (con este rango hay un total de 81). Muchos de ellos tenían previsto mantener intacta la estructura antes de que la recomendación de Griñán pasara al grado de "instrucción" por considerar que contaba con un equipo ajustado a las necesidades y funciones de sus consejerías. "Es algo más que nada simbólico", confesó un miembro del Gobierno; mientras otro, con cara de preocupación, aseveraba: "Cumpliré con la consigna, haré la propuesta de eliminar una dirección general pero con el ruego de que, por favor, no me hagan caso y no la supriman". La dificultad añadida de los consejeros -sobre todo para los que han continuado en sus mismos puestos tras la crisis de Gobierno- es que estos cambios son más fáciles al principio de la legislatura, cuando nadie tiene garantizada su continuidad, y no ahora cuando ya se ha cumplido un año de mandato.

Por otro lado, Griñán apuntó ayer en Huelva que "no comprende el pago en especies" de la deuda histórica a la que aludió el jueves el PP en el pleno del Parlamento Andaluz, añadiendo que, "si se lo explican, contestará". El presidente señaló que el PP "se queja de que se pague de alguna forma algo que ellos no reconocieron nunca, que es la deuda histórica". Del mismo modo, indicó que "también dijo el PP que no se iban a pagar los 2.500 millones de euros que ellos nos dejaron a deber o que no se iba a pagar la deuda histórica". La deuda histórica, dijo, "se pagará".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 2009