Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía sufre en el arranque del año el mayor retroceso en medio siglo

El INE confirma que el PIB cayó un 2,9% respecto al primer trimestre de 2008

El Banco de España dio el susto hace un par de semanas, y el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó ayer que la realidad económica superó una vez más las peores de las predicciones. Según el dato avanzado de contabilidad nacional, el valor del PIB entre enero y marzo cayó un 1,8% respecto al trimestre anterior. Si la referencia es el mismo periodo de 2008, la tasa interanual baja un 2,9%.

La economía española enlaza así tres trimestres consecutivos en retroceso, con una caída de actividad tan intensa que ha dejado pequeñas las previsiones de expertos y organismos internacionales. El arranque de este año marca la fase más destructiva de la recesión, sin parangón en la serie estadística que mantiene el INE, con inicio en 1970. Pero, con ser un batacazo considerable, esta contracción del PIB no es "la peor caída de la historia", como proclamó ayer el líder del PP, Mariano Rajoy. La corta crisis que siguió al plan de estabilización franquista de 1959 tuvo una intensidad similar en algún trimestre. Y, a mediados de los cuarenta, las sequías deprimieron aún más una economía muy debilitada ya tras la Guerra Civil, en la que, obviamente, la recesión fue mucho mayor, como lo fueron muchas otras crisis anteriores al conflicto bélico en la larga historia de España.

Es el peor momento de la recesión, que dura ya nueve meses

Lo que sí muestran los datos, como también indicó Rajoy, "es la enorme dureza de esta crisis", que se manifiesta no sólo en el mayor retroceso de la actividad económica en medio siglo, sino también en la cifra de parados, que superó los cuatro millones de personas en el primer trimestre.

El dato divulgado ayer por el INE es un avance de la estimación más detallada de la actividad del primer trimestre, que publicará la semana que viene. Sólo entonces podrá comprobarse si, como ha ocurrido con el dato global del PIB, el análisis que hizo el Banco de España también se confirma. El organismo supervisor atribuyó la intensa contracción del arranque del año a la drástica caída de la demanda interna (habría restado 5,1 puntos porcentuales al crecimiento), que se vio compensada de forma muy insuficiente por la evolución del sector exterior (aportaría 2,3 puntos porcentuales a la variación interanual).

El desplome de la inversión en viviendas, el bajonazo del gasto empresarial en bienes de equipo y el retroceso del consumo de los hogares, muy influido por el repunte del paro y las malas perspectivas económicas, explican, según el Banco de España, buena parte de la debilidad de la demanda interna. A principios de abril, tanto el organismo supervisor como el FMI auguraron que el PIB español bajaría, de promedio, un 3% en 2009. Pero muchos expertos creen ahora, tras los datos del primer trimestre, que el retroceso anual estará más cerca del 3,5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 2009