Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El cadáver estaba sólo a 800 metros

La Guardia Civil identifica el cuerpo de Asur Rodríguez, desaparecido tras sufrir un accidente de tráfico - Unos voluntarios lo encontraron cerca del lugar del siniestro

Asur Rodríguez Higueras, de 27 años, estaba deprimido. La muerte de su abuelo le había dejado tocado. Para airearse, el viernes 3 de abril cogió el coche, rumbo a la sierra. Pero en el camino tuvo un accidente. Cogió una de las curvas con su Renault 19 muy fuerte, se le fue el coche y dio varias vueltas de campana. Se bajó del vehículo, aparentemente ileso, y nunca más se supo de él, hasta el pasado sábado a la 13.30.

Un grupo de 95 voluntarios encontró su cuerpo, en un arroyo llamado Turbio. Estaba a 800 metros del lugar en el que había desaparecido hacía más de un mes: el kilómetro 3 de la carretera que une Miraflores de la Sierra con el puerto de Canencia.

"El cuerpo estaba semienterrado en el río y había sido arrastrado por animales y por la propia corriente del agua", explicó ayer una portavoz de la Guardia Civil. Y aseguró que todavía no se sabe el lugar exacto en el que murió el hombre ni las circunstancias del fallecimiento.

"El cuerpo fue arrastrado por el río", explicó la Guardia Civil

Tres personas se han perdido en la sierra de Madrid este invierno

"El terreno se peinó con helicóptero y a pie, pero estaba cubierto por nieve y hielo. No se vio el cadáver", reconoció esa misma portavoz. Un experto en montañismo que participó en la búsqueda contó que se trata de un terreno muy abrupto, con árboles de más de dos metros de alto y sin ningún sendero de acceso. Después de las búsquedas de la Guardia Civil, la familia de Asur Rodríguez pidió ayuda al Ayuntamiento de Miraflores de la Sierra (5.811 habitantes) para organizar un rastreo con voluntarios. El Consistorio accedió.

"Queríamos hacer todo lo que estuviera en nuestra mano", explicó ayer el alcalde del municipio, Pablo Altozano, en una rueda de prensa para detallar el operativo, que se desarrolló en coordinación con Protección Civil de Guadalix de la Sierra el sábado. Participaron personas de Cadalso de los Vidrios, de San Martín de Valdeiglesias, de Guadalix de la Sierra, de San Agustín de Guadalix... "Es un triunfo del voluntariado, sin ellos no se hubiera encontrado el cuerpo de Asur", agradeció Altozano.

La madre del fallecido, Pilar Higueras, formó parte también de la partida por la sierra. Ella estaba entre la agrupación que halló el cadáver, en el término municipal de Bustarviejo.

"La mujer está desesperada", explicó ayer una portavoz municipal. Asur vivía en la capital, junto a su padre, Luis Rodríguez. Hacía años que los progenitores estaban divorciados. El joven era ingeniero y trabajaba en una filial de Iberia en la fabricación de trenes de aterrizaje, según explicó ayer una amiga del fallecido, que no quiso identificarse. La familia prefiere no hablar con los medios. "Están destrozados. Su hermano de 15 años lo lleva muy mal", contó esa misma amiga. El cuerpo está en el tanatorio de Colmenar Viejo. Se prevé que en una semana esté listo el informe forense.

Tres personas se han perdido en la sierra de Madrid este invierno. El 17 de enero, la Guardia Civil encontró el cadáver de un joven de 24 años que se perdió un día antes, arrollado por un alud. El instituto armado sigue buscando a José Carlos Marcos, de 30 años, que desapareció en diciembre. Le buscan en La Pedriza. Su hermano, Rubén Marcos, tiene esperanzas de encontrar el cadáver: "El tiempo mejora. Suponemos que si sube más gente a la sierra será más fácil encontrarlo. Puede estar en cualquier hueco entre las rocas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de mayo de 2009