TALENTOS QUE ARRIESGAN | Carreras & capital humano

El nexo entre banca y constructoras

El ex directivo de Tasa crea una consultora para negociar con los bancos

Cuando una constructora entra en crisis, tiene que acudir al banco y ni entiende el lenguaje bancario ni se maneja en términos financieros. La realidad es que se encuentra en inferioridad de condiciones y que sufre en una negociación que no sabe abordar. Con estas ideas, Jesús Sánchez Pareja, que fue consejero delegado del Grupo Tasa hasta el año 2007, puso en marcha Business Project Advisors (BPA), una consultoría especializada en ayudar a las empresas promotoras y constructoras en su negociación de la deuda financiera con bancos y cajas.

La consultoría cuenta con un núcleo estable de seis consultores, que pueden llegar a 20 según las necesidades del proyecto y que provienen del sector de constructoras y promotoras, lo que ayuda a entender mejor el problema del cliente.

BPA nació a finales de 2008 y en la actualidad gestiona nueve procesos de negociación en los que están implicadas más de 100 sociedades mercantiles, según ha explicado Sánchez Pareja. El volumen de la deuda gestionada asciende a 324 millones de euros.

"Nuestros clientes son grupos de empresas promotoras y constructoras que, como Tasa, tienen un endeudamiento que hace imposible que puedan seguir afrontando sus pagos por la caída de sus ventas", recalca Sánchez Pareja. Por motivos de confidencialidad, el responsable de BPA no puede dar el nombre de sus clientes, pero sí puede decir que "son empresas familiares que en la última década afrontaron un proceso de profesionalización y de expansión".

Para Sánchez Pareja, la relación del constructor o promotor con el banco está muy desequilibrada en favor de este último, y por ello "les ayudamos con nuestra experiencia en cómo abordar el proceso con cada entidad y hacer entender que la solución que casi siempre dan los bancos, la de refinanciar la deuda, no siempre es la mejor porque lo único que hace es retrasar la solución del problema".

El directivo de BPA explica una última negociación que sirve de ejemplo de su trabajo. "Hace unos días, en Barcelona, una empresa cliente nuestra negociaba con el Banco Popular daciones en pago por valor de 80 millones de euros. Nada más sentarnos a negociar, el directivo del banco expuso que la entidad no admitía daciones en pago y que no compraba activos, motivo por el cual nuestro cliente daba por hecho que tenía que poner su empresa a disposición del banco y perder su negocio de 30 años. Nosotros propusimos implicar en el proceso a Aliseda, sociedad inmobiliaria del banco, como compradora de activos con la consiguiente cancelación de deudas y el acuerdo está a punto de firmarse", relata el creador de BPA.

A juicio de Sánchez Pareja, las entidades bancarias por inercia siempre quieren que se refinancie la deuda y este camino en muchas ocasiones lo que hace es alargar la agonía de las constructoras cuando hay varias vías que pueden ser más válidas. Además, recuerda este directivo que los últimos cambios hechos en la ley concursal facilitan otras alternativas que no tienen que ser las que proponen los bancos a las empresas. -

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción