_
_
_
_
AUTOMÓVILES | Laboratorio de ideas

La vida es dura también para Toyota

Como una aspirante a estrella de Hollywood cazada al volante borracha, la primera pérdida de explotación de Toyota parece peor que si procediera de un fabricante de coches corriente.

La recesión mundial y la rápida subida del yen han puesto fin al récord de 70 años consecutivos de explotaciones rentables de este productor japonés. Y más que un patinazo ha sido un choque. La empresa perdía 6.900 millones de dólares en el cuarto trimestre del año, lo cual dejaba una pérdida anual total de 4.500 millones de dólares. Y todavía se avecina más: un descenso de ingresos del 20% en 2010 que supondrá una pérdida de 8.500 millones de dólares.

La fuerte subida del yen, que encarece las exportaciones japonesas, le ha costado a Toyota el doble de lo gastado en I+D. Y la caída del volumen de ventas se ha producido con demasiada rapidez y ha durado demasiado. Las ventas de automóviles en Japón registraron en abril un descenso de un 23% respecto al año anterior, y en Estados Unidos un 34%. A medida que los concesionarios reducían inventarios, las ventas de Toyota se reducían a la mitad el pasado trimestre.

Más información
Toyota reemplazará cuatro millones de aceleradores que se atascan

Aun así, Toyota está en una situación mucho mejor que General Motors, el fabricante estadounidense que perdió 6.000 millones de dólares en el último trimestre y cuyas ventas se redujeron también a la mitad. La firma japonesa tiene mucho circulante. Y a pesar de las pérdidas, a lo largo del año sumaba a sus arcas 8.000 millones de dólares, de tal modo que acababa el año con un circulante de 30.000 millones de dólares y activos rápidamente vendibles en su balance.

Toyota tiene que acostumbrarse a un mundo más duro. Un yen continuamente elevado, el exceso de capacidad mundial y el retroceso del mercado japonés, donde Toyota sigue realizando la cuarta parte de sus ventas, pueden obligar a la empresa a romper otra tradición, la de no haber tenido que cerrar nunca una fábrica. Necesita también encontrar un modo de prosperar en China, uno de los pocos mercados en crecimiento. Sus ventas en ese país caían en abril un 17%, mientras que GM, con mayor presencia en modelos compactos populares, experimentaba un aumento del 50%. -

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_