Reportaje:CONCHITA MARTÍNEZ CHARLA CON CARLA SUÁREZ

"Decir que el tenis femenino es cuestión de sentimientos es machismo"

Conchita Martínez (Monzón, Huesca; 1972), ex número dos del tenis mundial y campeona de Wimbledon en 1994, conversa durante el Abierto de Madrid con Carla Suárez (Las Palmas, 1988), la gran esperanza española. La charla acaba en los libros: Carla, que debuta hoy contra la durísima china Li Na, recomienda la biografía del ciclista Lance Armstrong y las dos coinciden en La Sombra del Viento. Arrancaron hablando del día en que Conchita, el mito, conoció a Carla, el futuro.

C. Martínez. La primera vez que te vi fue en Monzón, hace cuatro años por lo menos. Mico [Margets, el capitán español en la Copa Federación] siempre me había hablado muy bien de ti. De entonces ahora tu progreso ha sido impresionante. Antes...

Conchita: "Es un problema que siempre os comparen con Arantxa y conmigo"
Carla: "Yo soy tranquila. Eso es una ventaja, aunque a veces me perjudica"
Más información
Federer: "Estoy convencido de que puedo ganar a Nadal en tierra"

C. Suárez. Antes yo te veía por la tele, en las revistas, por fotos... Cuando ustedes jugaron la Copa Federación, en Gran Canaria, yo estaba de recogepelotas. Pero, como era pequeña y timidilla...

C. M. ¿Y la altura de Madrid? ¿Te vuela mucho la bola?

C. S. No lo he notado mucho.

C. M. Eso es por tus golpes. Puedes cerrar bien la jugada.

C. S. Luego, a lo mejor, en el partido, con la tensión...

C. M. Yo también veo a tíos que se arrugan. Decir que el tenis femenino es cuestión de sentimientos es machismo.

C. S. Es verdad, se arrugan, pero, como tienen el triple de potencia en el saque, el triple de potencia en el brazo, parece que no. Y, a lo mejor, de movilidad de piernas, cuando van a favor en el marcador o igualados, la cosa cambia. Yo soy tranquila. Eso es una ventaja en la pista, aunque a veces me perjudica un poco. No me altero casi nunca.

C. M. Yo también soy tranquila. Tú llevas pocos años. A ver cómo evolucionas: hay muchas presiones, hay que saber qué hacer en momentos de presión... Yo viví momentos buenos y tuve mucha tensión en otros. Eso baja tu rendimiento. Pasa en todos los deportes. Por eso hay números uno y otros que no llegan porque no cierran en los momentos importantes. El tenis femenino, en España, no está mal. Tenemos a Anabel [Medina, número 16], a ti [23] y a María José [Martínez, 48]. Tres tenistas entre las 50 primeras. Hace tres años era difícil ver sólo a una.

C. S. Estamos en un buen momento.

C. M. Falta el empujón de que una de vosotras se meta entre las diez primeras. Lo que pasa es que [Rafa] Nadal, [Fernando] Verdasco y éstos os eclipsan. Y lo que estáis haciendo es bueno. También es un problema que siempre os comparen con nosotras [Arantxa Sánchez Vicario y ella misma]. Lo que estáis haciendo tiene mucho mérito. Estoy de acuerdo en que falta el empujón, que necesitamos a alguien que se meta entre las diez primeras... Entonces, a lo mejor, las otras lo ven y también se meten ahí. Tanta comparación con otras generaciones no es buena.

C. S. Eran épocas diferentes. El espectador español está acostumbrado a tener campeonas de torneos del Grand Slam. Quizá por eso ahora que no hay ninguna arriba se dice lo de la crisis.

C. M. Lo primero es que te concentres, que trabajes. Si estás pendiente de la prensa, del público, la cabeza la tienes del otro lado. Estáis haciendo un trabajo impresionante. Desde Roland Garros, en 2008, hasta ahora, has pegado un estirón muy grande en tu juego, en la manera de moverte. Sigue concentrándote en tu trabajo. Deja a un lado lo demás. Sigue con este entorno que se ocupa de lo demás. Tú, a trabajar. Céntrate en la táctica, en tu juego, y punto. Después te cuidarás la mano. Concéntrate.

C. S. Es verdad. Cuando piensas que juegas en casa, en que el público te viene a ver..., lo que tienes que hacer, las cosas que realmente son tu trabajo, se te olvidan, te desordenas. Y todo cambia mucho.

C. M. Desde que nos conocemos, cuando nos encontramos, siempre a hablar de política... de tenis, claro. Ahora me acuerdo de que aquel año, en Monzón, no te fue demasiado bien.

C. S. Es que no sé si me han puesto ahí una cruz o algo...

C. M. Así que no juegas bien ahí. Es pista dura. Ya entonces me habían dicho que tenías muchísimo talento y un juego muy bonito. Yo siempre miraba, pensaba, a ver qué ibas a hacer. Y ya se ve.

C. S. Yo, cuando te veía, como toda la gente, me fijaba en el revés cortado y el saque, que son algo muy destacado en tu juego.

C. M. ¿El revés cortado y el saque? De golpes se te ven muchas cosas, no sólo mías. Tu revés es buenísimo, muy bonito, pero, cuando te mueves bien de piernas, cuando te pones bien de derecha, ahí sí que veo un juego muy bueno. Para tierra batida y otras pistas. Cuando tiras de derecha, a veces me digo: "¡Lo podría hacer un poquito más!".

Conchita Martínez (a la izquierda) y Carla Suárez, ayer en Madrid.
Conchita Martínez (a la izquierda) y Carla Suárez, ayer en Madrid.ULY MARTÍN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS