Reportaje:Economía global

Perú (por ahora) resiste

La economía del país andino es de las pocas de América Latina que aguanta los embates de la crisis

La economía peruana ha logrado capear el temporal de la crisis económica. Los pronósticos de todos los organismos internacionales le auguran un crecimiento de su PIB durante este año en porcentajes que varían desde el 1% al 4%. Estos datos son mejores que las previsiones para los gigantes latinoamericanos. En su último informe, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que Brasil caerá un 1,3%, que Argentina reducirá su crecimiento un 1,5% y que México retrocederá un 3,7%. Estos mismos datos reflejan que sólo Uruguay y Perú se escaparán de los números rojos este curso.

¿Cuál es la clave? Perú, una economía históricamente inestable y con elevados niveles de pobreza, ha logrado ordenar sus cuentas públicas y sacar partido a un boyante comercio exterior. Vuelta la estabilidad política, los inversores se han volcado con el país, lo que ha beneficiado un periodo de creciente inversión pública y privada en infraestructuras. Todo ello, sumado a la consolidación de una demanda interna deseosa de participar en los recientes éxitos económicos, ha llevado a Perú a crecer una media del 5,5% en los últimos cinco años y a un récord de 9,8% en 2008.

Ha ordenado sus cuentas públicas y le ha sacado partido al comercio exterior

La crisis financiera internacional ha encontrado a Perú en uno de los mejores momentos económicos de su historia reciente, por lo que el país andino ha podido combatir los dos grandes males del colapso económico global: la caída del comercio internacional y la restricción del crédito bancario. La economía peruana es altamente dependiente de sus envíos al exterior -en febrero cayeron un 20% debido a los problemas de sus principales socios económicos en la región-, pero ha podido compensarlo gracias a la ejecución de varios proyectos en infraestructuras iniciados el año pasado y cuya financiación está asegurada.

Paralelamente, el Gobierno ha puesto en marcha en enero un plan de estímulo de 3.200 millones de dólares centrado en inversiones de infraestructura y vivienda. Además, la Corporación Andina de Fomento (CAF) ha concedido a Perú un crédito por 300 millones de dólares para afrontar problemas derivados de la crisis. Esta batería de medidas está centrada en la inversión pública y en mantener el nivel del gasto de los hogares.

¿Y los bancos? En el Ejecutivo creen que la demanda interna estará acompañada de la expansión crediticia en el sistema financiero peruano, ya que -según dicen- los bancos peruanos se encuentran bien capitalizados y con mucha liquidez. Incluso pronostican que el sistema bancario local espera un crecimiento del 20% en la entrega de créditos este año. Buenos indicadores que, sin embargo, no impedirán que lo peor de la crisis llegue a Perú a partir del próximo trimestre. Los últimos registros de PIB indican que el país sólo creció 0,2% en febrero.

Son cifras que, a pesar de los buenos pronósticos, han sembrado cierta preocupación. Los principales problemas vendrán del lado de las exportaciones, que según previsiones de institutos locales podrían caer sobre el 20% en 2009. Y es que en los cuatro últimos meses de los que se tienen registros los envíos han caído a niveles alarmantes. Según cifras oficiales, las exportaciones bajaron un 33,9% en los dos primeros meses de 2009, si se comparan al mismo periodo del año anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de mayo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50