Reportaje:

Del economato a la asesoría

La fundación Laboral San Prudencio celebró ayer su 40 aniversario con una gala protagonizada por Ainhoa Arteta

De los economatos vinculados a las empresas, característicos del desarrollismo franquista, a ejercer como paraguas en la responsabilidad social empresarial de centenares de empresas de Álava. La Fundación Laboral San Prudencio (FLSP) celebró ayer su 40 aniversario con una gala protagonizada por el reconocimiento a las empresas fundadoras y animada por la soprano Ainhoa Arteta. Fue una reivindicación pública de su labor a favor de más de 35.000 trabajadores, con muchas actividades de las que también se benefician sus familias, unas 100.000 personas, en total.

Todo comenzó en 1969, cuando algunas de las principales firmas industriales de Álava crearon grandes comercios sólo para abastecer a sus empleados de productos con precios subvencionados En Bilbao, por ejemplo, estaba la cooperativa San Carlos, de inspiración similar. En Guipúzcoa, Eroski nació con esa misma vocación para los cooperativistas de Mondragón, y otras grandes empresas de la margen izquierda del Nervión mantuvieron iniciativas similares. Sin embargo, en 1986 San Prudencio comenzó a diversificar sus actividades, en un ejercicio en cierto modo visionario.

En 1995 llegó a contar con 12 economatos y una plantilla de 300 empleados
Los beneficiarios afectados por un ERE tienen un descuento del 10% en sus compras

En efecto, con la aparición de las grandes cadenas de supermercados, el economato perdió su sentido. Así lo entendieron los responsables de San Prudencio, que reorientaron una iniciativa que en 1995 contaba con 12 puntos de venta, una plantilla de 300 trabajadores y unas cifras de facturación anuales de 6.500 millones de las desaparecidas pesetas. El cambio, manteniendo los puestos de trabajo y una popular tarjeta de descuento, se dirigió hacia el asesoramiento a las empresas, la formación, el reciclaje de los empleados. Entre los proyectos de futuro, la apertura de centros de día para personas mayores o el asesoramiento psicológico a trabajadores que necesiten de ayuda.

"Sin olvidar que en la actualidad somos la promotora que cuenta con un mayor número de promociones inmobiliarias en Euskadi, con más de 600 unidades residenciales, entre viviendas y apartamentos tutelados", comentó ayer Víctor Allende, gerente de FLSP, poco antes de comenzar la gala del 40 aniversario. Una propuesta de la se benefician los empleados de grandes empresas como Michelin, Mercedes o el Instituto Foral de Bienestar Social, pero también trabajadores de pequeños talleres del entramado fabril de la provincia.

Esta presencia en todo el tejido económico alavés hace de la FLSP un buen termómetro de la actual situación económica. "Por supuesto que notamos la crisis, y nos hemos puesto en marcha para ayudar a nuestro beneficiarios afectados, con programas de reciclaje o con la bonificación de hasta un 10% en las compras de afectados por un ERE", concluyó Allende.

Manuel Elkin Patarroyo

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50