Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Adiós a 106 años de toros

Eibar ve cómo su centenario coso va a ser demolido - El próximo 17 de mayo se celebrará un festival con figuras del toreo ya retiradas

Cuenta la tradición que la historia de una ciudad puede escribirse mediante la semblanza de sus edificios. Este axioma atesora una mayor virtualidad en Eibar, ya que la villa armera se ha mostrado, de siempre, orgullosa de albergar en su seno santuarios, deportivos y culturales, como pueden ser el Astelena o la centenaria plaza de toros que va a ser demolida en 2010.

Desde que el coso armero fuese inaugurado por Cocherito de Bilbao con motivo de las fiestas locales de San Juan de 1903, sus tendidos han contemplado, desde su inmejorable ubicación en el corazón actual de la villa, pasajes que jalonan la evolución de una ciudad hasta alcanzar las cotas de modernidad de la actualidad.

El primer paseillo fue en 1903 con 'Cocherito de Bilbao'; para 2010 se prevé el derribo

Con toda la probabilidad, la plaza sería la destinataria de la última mirada de un niño llamado Pedro Basauri, nacido en la calle Arragüeta, y, que se veía obligado a dejar el Eibar que le vio nacer, cuando sus padres decidieron trasladarse a Barcelona por motivos laborales.

Probablemente, en ese momento, prometió volver para pisar su arena, cuando fuese un hombre y un torero. Y a fe que lo consiguió, ya que se convirtió en Pedrucho de Eibar, quien llevó el nombre la ciudad por todo el mundo, convirtiéndose en el matador más importante que haya dado Guipúzcoa junto a Luis Mazzantini y Eguia.

Tan fuerte fue el legado que dejó Pedrucho entre sus hermanos eibarreses, que, más de un siglo después de su fallecimiento, un club taurino que lleva su nombre, mantiene viva la llama de la afición al toro en una villa, en la que, desde sus primeras plazas de madera, la fiesta de los toros ha sido una de sus principales manifestaciones artísticas, como inmortalizase, el gran taurino que fue Ignacio Zuloaga en su famosa Corrida de toros en mi pueblo.

Comoquiera que la modernidad y el cada vez más obsoleto estado del coso imponían la necesidad de que la centenaria plaza fuera sustituida por un espacio multiusos, que según el proyecto contará con gradas móviles, cuya polivalencia le permita acoger los mas diversos usos, la Comisión Taurina de Eibar ha organizado un ambicioso programa para rendir pleitesía a su actual espacio taurino.

En el marco de estos actos su máximo exponente será el festival taurino que se celebrará el próximo 17 de mayo. Con novillos de José Luis Marca, a partir de las 17.30 horas, alternarán El Niño de la Capea, Paco Ojeda, Litri, Espartaco y Ortega Cano, que pisaron la arena de este centenario coso; junto a ellos, el novillero Juan del Álamo. Además habrá una exposición y un libro-DVD recordatorio.

Y como forma de mantener la tradición pictórica que aúna Eibar y toros, un cartel anunciador del festejo, llamado Adiós viejas plazas, elaborado por el pintor Luis García Campos, partiendo de una postal en la que se ve a la vieja plaza poco tras su inauguración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de abril de 2009