Crónica:31ª jornada de Liga
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Sporting impulsa al Betis

El cuadro andaluz vuelve a ganar en su estadio cinco meses después

Han tenido que pasar cinco meses y un cambio de entrenador para que el Betis volviera a ganar en el estadio Ruiz de Lopera. A Nogués, al contrario que a Chaparro, le ha bastado con una sola oportunidad para dar una alegría a su afición. La victoria ante un insulso Sporting le aleja a siete puntos del descenso.

Soplan aires frescos en el Betis. La llegada de Nogués al banquillo verdiblanco ha revitalizado a un equipo que vivía absorto en una permanente frustración, perdido entre la fanfarria que rodea al club. El técnico catalán ha tomado la vía rápida para acabar con el inocuo debate sobre el potencial del equipo y el nulo reflejo en el juego y los resultados. Ayer alineó a Edu, Oliveira y Mark González. Toda la artillería de la que disponía, reforzada con el portento físico de Emaná. Fue una volea del camerunés la que dejó constancia de un Betis renacido. Sin embargo, ahí murió el nuevo Betis y resucitó el de siempre.

BETIS 2 - SPORTING 0

to, Arzu, Monzón; Edu (Juanma, m. 79), Capi (Rivera, m. 64), Mehmet Aurelio, Mark González; Emaná (Rivas, m. 88) y Oliveira. No utilizados: Casto; Ilic, Juande y Odonkor.

Sporting: Cuéllar; Sastre, Gerard, Neru, José Ángel; Diego Camacho, Míchel; Maldonado (Bilic, m. 67), Carmelo, Kike Mateo (Luis Morán, m. 67); y David Barral (Lafuente, m. 78). No utilizados: Jorge; Raúl Cámara, Andreu e Iván Hernández.

Goles: 1-0. M. 7. Emaná. 2-0. M. 70. Emaná.

Árbitro: Rodríguez Santiago. Expulsó a Cuéllar (m. 76) con roja y a Arzu (m. 79) por dos amarillas. Amonestó a Míchel, Camacho, M. González, Sastre y L. Morán.

Unos 40.000 espectadores en el estadio Ruiz de Lopera.

El cuadro de Preciado se reenganchó al encuentro sin haberlo pretendido. Comenzó el acoso a la meta de Ricardo y así se mantuvo tras el descanso. Hasta que la zaga del Sporting y Emaná hicieron patente por qué es la más goleada del campeonato.

El Betis, ahora sí, suspiró. Poco le importó las expulsiones de Cuéllar y Arzu. El conjunto verdiblanco fue otro durante 15 minutos. Y eso, tal como ha ido la temporada, ya es mucho.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS