Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:31ª jornada de Liga

"Debemos saber sufrir"

Higuaín y el vestuario del Madrid anteponen la garra al juego gris en su persecución al Barça

Hace un año, Bernd Schuster abandonó el Nuevo Colombino con estrépito. A sus espaldas quedó un grupo de gente destemplada en medio de la noche, increpándole tras un desplante. Ayer, Juande Ramos, el sucesor de Schuster en el banquillo del Madrid, compareció ante los medios con el gesto candoroso de un monaguillo. El hombre exhibía una sonrisa de placidez mística. Su plan acababa de salirle a la perfección. El Madrid había vuelto a ganar por tercer año consecutivo en Huelva y lo había hecho gracias a un gol decisivo de un futbolista que es, básicamente, un producto suyo. Porque Marcelo estaba defenestrado cuando Juande fichó por el Madrid en diciembre. El lateral brasileño, de 21 años, permanecía orillado por Heinze. Su falta de rigor defensivo le había condenado. Él nunca dejó de sentirse un lateral zurdo, a pesar de todo. No esperaba resurgir tan pronto. No esperaba que Juande le diera una oportunidad y mucho menos como extremo. Pero así fue. Primero en la posición de interior izquierda. Ayer, otra vez como lateral. Con un resultado inmejorable. Tres puntos gracias a su pegada.

"No quedan partidos fáciles, pero tenemos que seguir esta línea", dijo Marcelo

"Teníamos un partido muy difícil y yo por suerte he podido ayudar mucho al equipo", dijo Marcelo al salir del vestuario. El chico, que empezó en el Fluminense como lateral largo, y le fue tan bien que lo convocó Dunga para jugar con Brasil, ha recuperado la confianza en los últimos meses. Ayer sustituyó a Heinze, que aparentemente sufre una inflamación en una rodilla. Su aporte resultó muy valioso para un equipo que necesita gente que de volumen a su juego en el medio campo. "Yo siempre quiero hacerlo mejor, jugando adelante o atrás", dijo el brasileño. "Seguro que ahora ya no quedan partidos fáciles, pero tenemos que seguir esta línea, ganando tres puntos en el Bernabéu y fuera".

Juande contempló embelesado el resultado de su obra. Marcelo le había salido bueno en el momento justo. Cuando el Barça no le permitía un respiro. "La victoria ha sido justa", dijo el técnico. "La hemos merecido. Aunque en la segunda parte habríamos estado más tranquilos con otro gol. Nos ha faltado un poco de puntería para cerrar el partido. Hubo momentos en que nos arriesgamos a que el Recre se metiera en el partido otra vez".

El entrenador madridista evitó el debate estético. Cada vez que le preguntan por la pobreza del juego del Madrid hace un quiebro. Ayer se escurrió otra vez. "¿Merece ser campeón un equipo que juega como jugó el Madrid en Huelva?", le preguntaron. Juande replicó sin inmutarse: "Si conseguimos ganarle la Liga a un Barcelona que está dando este rendimiento tendríamos un mérito enorme". "Todos los partidos que quedan van a ser así. Debemos saber sufrir. Tratamos de no enterarnos del resultado del Barcelona en Getafe, pero a la larga te terminas enterando. Había que ganar y se consiguió", señaló Higuaín.

La nota negativa de la noche la dejó Sneijder, de nuevo lesionado. Con el partido casi terminado, el futbolista holandés sufrió una rotura fibrilar en la pierna izquierda que, según el primer dictámen de los servicios médicos del Madrid, le postrará en la enfermería al menos una semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 2009