Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Trotamundos | Natalia Mateo - Actriz | EL VIAJERO HABITUAL

Pizza de navajas

La actriz conquense Natalia Mateo, cuyo filme La vergüenza inauguraba ayer el Festival de Málaga, nunca olvidará su primer viaje romántico con la que es su actual pareja.

Y la sorpresa fue...

Me tapó los ojos y hasta estar en el avión no me enteré de que me llevaba a Menorca. Hoy puedo decir que es mi isla.

¡Qué romántico!

Lo fue. Aunque recuerdo que acabábamos de empezar a salir y me pasé todo el viaje con unas borracheras espantosas.

Por los nervios.

No, por hacerme la madura; mi pareja es mayor que yo, y yo, que entonces tenía 21 añitos, apenas bebía, y de hecho sigo sin beber casi nada hoy día. Pero el caso es que si él pedía un gin-tonic, yo pedía otro. Si pedía un vino de Menorca, yo...

Bueno, las resacas se pasan.

Sí, pero es que también me pedí una pizza de navajas -sí, existen- porque él la pidió, y ¡soy alérgica a las navajas! ¡Con tal de gustarle, casi muero!

Alergia y borracheras aparte...

Fue una pasada. Nos alojamos en una casa de campo en Toraixer, a la que ahora siempre volvemos. No es una casa rural y no tiene ni web, sólo funciona por el boca a boca. La lleva un matrimonio hippy desde hace 20 años. Es una maravilla, te despiertas en medio del campo y cada mañana te dejan en la mesa tomates, pimientos, todo lo que sale de la huerta.

Se hartaron de playa, supongo.

Claro. Además, descubrimos la que es mi cala favorita: Macarelleta. Es de acceso difícil, pero vale la pena. Y aunque no es totalmente nudista, yo estaba en el momento de descubrir. Así que imagínate a una niña de Cuenca de 21 añitos haciéndose la mayor... Vamos, como si llevara haciendo nudismo toda la vida; jugando a las palas, revolcándome...

Y ahora que es veterana, ¿qué recomienda a los primerizos?

Aparte del sol y esas calas maravillosas, no hay que dejar de sumergirse en el encanto medieval de la Ciudadela.

¿Y más allá de la pizza de navajas?

Hay que pedir caldereta de langosta. Con tu babero, tus abalorios y el pan para no dejar nada. Yo me he llegado a ventilar una caldereta para seis entre dos personas. En pueblos de interior como Alaior o Es Mercadal está de muerte.

Encuentra los mejores restaurantes y hoteles en Menorca

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de abril de 2009