Condenados 10 jóvenes por el ataque a una familia magrebí

La Audiencia de Barcelona ha condenado a penas que van entre cuatro meses y 14 años de cárcel a 10 jóvenes que atacaron a una familia magrebí en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona). Otros cinco acusados han quedado absueltos. Según la sentencia, los jóvenes lanzaron un cóctel molotov contra una vivienda donde dormían varias personas de origen marroquí. Después, algunos de ellos apalearon brutalmente a Mustapha E., que salió de la vivienda para tratar de identificar a los asaltantes.

Los hechos ocurrieron el 15 de junio de 2002. Tras una pelea por una discusión de tráfico con unos marroquíes, Jordi Martínez, Antonio Suárez y Raúl Roca acudieron a un bar de la localidad y convencieron a otros jóvenes para "vengarse" por lo ocurrido. De noche y armados con cascos, se dirigieron hacia la vivienda e intentaron asaltarla al grito de "moros de mierda".

Los tres líderes de la acción han sido condenados a las penas más altas: entre 12 años y medio y 14 años y medio. El tribunal, sin embargo, no ha considerado la agravante de racismo, a pesar de que algunos miembros del grupo profirieron expresiones como "vamos a matar a los moros". Según la sentencia, no hay elementos para determinar que la motivación del ataque fue exclusivamente racista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de abril de 2009.

Lo más visto en...

Top 50