Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Javier de Bengoechea, poeta y crítico taurino

En 2007 rompió 40 años de silencio con su obra completa

En enero de 2007, la Universidad del País Vasco publicó A lo largo del viaje, el volumen que reúne la obra completa del poeta Javier de Bengoechea, un libro que rompió el silencio editorial de más de 40 años de un autor que no había dejado de escribir. Bengoechea asistió a la presentación de la obra con la elegante discreción y el toque de ironía que marcaron toda su vida. "Yo dejé de escribir por si alguien me leía", decía en uno de sus poemas. Bengoechea falleció el pasado domingo, 12 de abril, en Getxo (Vizcaya).

Nacido en Bilbao en 1919, Bengoechea era abogado de profesión. Sus tres pasiones fueron los toros, el arte y la poesía. A la primera pudo dedicar sus críticas taurinas bajo el seudónimo Tabaco y Oro. Al arte entregó sus esfuerzos como director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, en medio de las estrecheces de los años setenta. Y con sus poemas entró en el selecto grupo de la mejor poesía vasca de la posguerra, que encabezaron Blas de Otero, Gabriel Celaya, Gabriel Aresti y Ángela Figuera.

Fue director del Museo de Bellas Artes de Bilbao en los años setenta

La poesía de Bengoechea consiguió el reconocimiento con sus dos primeros libros, que vieron la luz en la primera mitad de la década de los cincuenta del siglo XX. Con Habitada claridad logró el accésit del Premio Adonais en 1950. Con Hombre en forma de elegía repitió con ese mismo galardón cinco años más tarde. En 1959 publicó Fiesta nacional y se abrió una larga etapa sin publicar, sólo interrumpida en 1994 con la edición de un libro sobre pintura.

Nunca dejó de escribir poesía, pero no quiso que su obra llegara al público. Amigo de Blas de Otero, eligió retirarse ante el auge de la poesía social en la España de mediados del siglo XX. En el acto de presentación de su obra completa, Bengoechea explicó el sentido del verso que hablaba del deber de escribir poesía "para todos y hacerlo a gritos". "La poesía social era heroica en aquellos tiempos", dijo. "La sinceridad era vista con recelo. Yo sentía la causa, pero no la forma de hacer poesía". A lo largo del viaje, una obra recopilada por el escritor José Fernández de la Sota, incluye tres poemarios que estaban inéditos: Pastiches, divertimentos y otras melancolías (1974-1994), Del corazón y sus asuntos (1978-2005) y Hojas sueltas (1979-2005).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de abril de 2009